ASÍ NO VAMOS BIEN

Redacción Catalunyapress

Una vez finalizado el 12º congreso del PSC, comienzan, tal como indican los estatutos, las elecciones de las Comisiones Ejecutivas de las Federaciones y de las Agrupaciones Locales.

Así, a vuela pluma, viendo lo que va sucediendo en las diferentes asambleas locales, a uno le da la sensación de que no hemos aprendido nada o casi nada de los diferentes resultados electorales, de las derrotas, que no se ha analizado de forma correcta el descenso real de votos sufridos por el PSC en todos los ámbitos.

Y no hablemos del alarmante aumento de la abstención, del voto en blanco o nulo. Todo ello, sin contar que hay candidaturas que han obtenido votos que nunca habían soñado. Como curiosidad creo recordar que, en las elecciones al Parlament de Catalunya, todas las candidaturas que se presentaban obtuvieron votos. Algo que nunca recuerdo que sucediera.

Por lo que he podido observar, hay diferentes formas de enfocar una Asamblea en la que se supone que los militantes o afiliados deben conocer, valorar y votar la gestión de la Comisión Ejecutiva de la Agrupación Local correspondiente.

Por tanto, debemos suponer que los militantes o afiliados, tienen la opción de preguntar sobre la gestión efectuada, en los últimos años, por su Comisión ejecutiva (Periodo de gestión). Debemos suponer que los que acuden a la Asamblea a debatir el informe de gestión, no van para decir lo guapos que son o lo bien que lo han hecho.

Trabajar bien es la obligación, tanto de una Comisión Ejecutiva, de un equipo de Gobierno o de un Grupo Municipal de un partido político. En la Asamblea se debe debatir lo que, a entender de los militantes o afiliados, no ha hecho bien o correctamente la comisión ejecutiva correspondiente. Si eso no es así, es que no hemos aprendido nada y así nos luce el pelo.

Más que nada, para no volver a caer en los mismos errores o defectos. En estos días, las páginas web de las Agrupaciones echan humo con las noticias de sus Asambleas, aunque algunos coloquen fotos que no correspondan ni al día ni las personas asistentes.

Y lo malo de no aprender la lección, es que quien acaba pagando la factura es el sufrido ciudadano, que ve cada vez más lejanos a los políticos, por muchos cafés que se inventen o claveles que se repartan.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH