Tiempos convulsos para la Corporación de Salud del Maresme y La Selva

|

Este martes la Dirección de la Corporación de Salud Maresme y La Selva (CSMS) que gestiona los hospitales de Blanes y Calella ha hecho pública la renuncia de su presidente, Carles Manté y Fors en un momento donde la Oficina Antifraude de Cataluña investiga este ente público.

Lo cierto es que la CSMS recibe anualmente unos 100 millones de euros del CatSalut para cubrir los gastos del área de La Selva y el Alt Maresme. Las decisiones de lo que se hace con ese dinero son tomadas por el Consejo Rector de la entidad, formado por varios alcaldes de la zona y representantes de la Generalitat. A pesar de su carácter público, el destino de ese dinero escapa a todo tipo de controles. Así por ejemplo los últimos 4 años la CSMS gastó 1.452.803 euros en concepto de "estudios y proyectos" entre el año 2007 y 2011.

El "Caso Bagó"

Otro hecho que estos días ha convulsionado la CSMS ha sido la investigación abierta por parte de la Oficina Antifraude de Cataluña en relación a los contratos que las empresas privadas de Ramon Bagó (antiguo alcalde de Calella y principal impulsor de la CSMS) han recibido por parte de diversas entidades sanitarias, entre ellas la propia CSMS. Unos contratos que provienen directamente del Consorcio Hospitalario de Cataluña (CHC) donde Bagó es miembro del consejo directivo. Un organismo donde mantiene también ha tenido un papel muy destacado durante años.

La publicación del reportaje "Ramon Bagó: la increíble historia del hombre que se contrataba a sí mismo" ha provocado un aluvión de noticias y revelaciones sobre los negocios del empresario y ex-alcalde de Calella. Unas revelaciones que, al parecer, apenas acaban de empezar. En Barcelona se vuelven a encontrar contratos entre el Bagó de la administración pública y el Bagó de la empresa privada. Mientras tanto, el ayuntamiento de Calella otorgará este sábado la 'medalla de oro' y el título de 'hijo predilecto' de la ciudad a Ramon Bagó.

Caos asistencial en el Hospital de Calella

La semana pasada el sindicato CCOO denunciaba las terribles condiciones en que se desarrolla la actividad asistencial en el Hospital de Calella, gestionado por la CSMS: colas de 5 horas para ser atendido en urgencias, falta de material asistencial (mantas y camillas), pacientes 'aparcados' durante días en los pasillos mientras a unos metros varias habitaciones se han cerrado por decisión del equipo directivo.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH