EL PUNT

Redacción Catalunyapress

Joan Bosch es un empresario de los que ya no quedan. Toda una vida dedicado a las empresas cárnicas, ha sido para El PUNT el propietario, el padre y muchas cosas más. Hoy, la noticia, que ha corrido como un reguero de pólvora, está en la venta del diario gerundense a un grupo empresarial de reconocida solvencia. Antes han sobrevenido los errores cometidos en la compra del AVUI, otro diario agonizante al que quiso asimilar El Punt, dejándose en el intento una ingente cantidad de recursos, puesto que a los que se quisieron salir del proyecto les pagaron a precio de palabra de honor la marcha, algo con lo que la reciente reforma laboral habría acabado en un instante. Además, las promesas de los políticos para que se invirtiera para sacar adelante el AVUI se quedaron en el umbral de la palabra dada. Uno nunca se alegra con el cierre o los apuros de un medio de comunicación, porque mantiene la teoría de que vivimos tiempos en que los periodistas somos una especie en vías de extinción. Al que le apetezca mirar hacia atrás, podrá comprobar que El Punt ha sido durante muchos años un ejemplo a seguir en la prensa local de Catalunya. Ahora que la suerte le ha sido esquiva, me parece un buen momento para agradecerle a su propietario y a sus profesionales el esfuerzo que han realizado y desearles que con la nueva propiedad vuelvan a recuperar el ánimo y la tranquilidad que da cobrar a final de mes. Y a las autoridades políticas que tanto animan a los empresarios a meterse en líos inversores que cumplan con todo el mundo y no sólo con ese Grupo para el que ahora mismo están desmontando la Televisión y la Radio públicas catalanas, algo que venimos denunciando desde antes de las pasadas elecciones, y que ahora también confirman otros compañeros de diferentes medios de comunicación. El Govern debe saber que diarios como El PUNT son imprescindibles para que la libertad de expresión sobreviva y, por lo tanto, que la falta de pluralidad que significaría su desaparición, no sumerja a Catalunya en el pasado que algunos ya conocimos y con el que luchamos con la fuerza y la energía que nos daba la juventud, unas veces para que nos dieran palos y otras para que nos dejaran sin trabajo. Hoy, los que mandan, no nos pegan como hacían los grises, pero nos dejan sin recursos o nos quitan la publicidad que a otros les regalan generosamente para luego las empleen en ERES injustificables. A los que dirigen la política de comunicación en la Generalitat no se les ocurre, ahora mismo, ni una sola idea para que pagues menos impuestos o puedas contratar a algún compañero caído en desgracia. Y así nos va: A nivel de bono basura. Ojalá que todo cambie y ello nos permita disfrutar de la competencia de El PUNT por muchos años.


Manuel Fernando González
Editor y Director
www.pressdigital.es
www.catalunyapress.cat

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH