BEBO EN TV3...

Redacción Catalunyapress

Que quede bien claro antes de que algún susceptible empiece a hablar más de la cuenta. Me encanta ver las películas dobladas al catalán. Considero que la tarea de nuestra televisión pública, hacia la normalización lingüística, es extraordinaria, y capital su aportación a la cultura del país. Establecidas este par de premisas creo que no hay que pasarse de la raya. Me explicaré. Hace pocos días tuve ocasión de ver de nuevo, en tv3, Chico y Rita. No hace muchas semanas disfruté de este magnífico producto cultural en una sala comercial de mi ciudad. Debo confesar que, más allá de las dimensiones de la pantalla, eché de menos algo. Algo que seguramente tenía que ver con la cadencia de las voces, con el tono meloso del acento cubano, con aquella habla que rueda hasta transportarte más allá del océano.

El castellano que se habla en las islas del Caribe es de fácil comprensión en nuestra casa y, por la peculiaridad del film, encuentro desacertado su doblaje a la lengua catalana. Comprendo la subtitulación de las frases en inglés... pero no me avengo a renunciar a la musicalidad de la versión original y creo que los telespectadores tampoco. Hago esta afirmación partiendo de la base del conocimiento generalizado, en toda Catalunya, del idioma original utilizado.

Salvando distancias. ¿Se imaginan ustedes a un Mario Moreno, Cantinflas, traducido a un idioma diferente al original? Un servidor no se lo imagina ni siquiera adaptado a la correcta dicción de la lengua castellana.

Chico y Rita es, sin duda, una creación excelente. Parte sustancial de su encanto radica en el bálsamo de sus voces y en la fuerza de su música. Mejor no tocar lo que es natural, comprensible y funciona. ¿No creen?

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH