Milicias matan a indigentes en Brasil

|

Según publica este domingo El Universal, grupos de paramilitares aprovecharon la huelga que realizó la Policía Militar desde el pasado 31 de enero hasta este sábado en Salvador de Bahía, noreste de Brasil, para exterminar mendigos, usuarios de drogas y cabecillas de grupos delictivos en barrios periféricos, según denunció la Policía Civil.

En declaraciones que divulgó el diario Folha de Sao Paulo, el director del Departamento de Homicidios y Protección a la Persona, Arthur Gallas, dijo que las "milicias" aprovecharon la reducción del patrullaje policial que provocó la huelga para "limpiar el área y matar a quienes estaban molestando". Según pesquisas realizadas por el servicio de inteligencia de la Policía Civil, de los 157 homicidios que tuvieron lugar en Salvador y región metropolitana desde que comenzó la paralización en demanda de mejoras salariales, al menos 38 fueron perpetrados por agentes policiales al margen de la ley.

De acuerdo con Gallas, hay "evidencias" de que las milicias, grupos de paramilitares financiados por comerciantes para mantener el orden, operan en regiones como el Suburbio Ferroviario, una favela violenta de Salvador.

El viernes, la Policía Civil detuvo a dos agentes de la policía militarizada bajo sospecha de que integran un escuadrón responsable por la matanza de cinco "sin techo". Los exterminios siguen un mismo patrón: las víctimas son sorprendidas por la noche, en la calle, por hombres armados con pistolas calibre 38 o 40, que son las que usa la policía en Bahía. Los "milicianos" llegan en automóviles, en grupos de entre tres y seis personas y abren fuego.

La policía militarizada de Salvador puso ayer mismo fin a la huelga, "por el bien de la sociedad". Otra huelga de la policía, en Río, iniciada el jueves, quedó suspendida ayer. El miércoles, la policía y los bomberos, que también se habían unido al paro, evaluarán las acciones a seguir.

Lula ingresado por deshidratación

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, quien desde octubre pasado se trata contra un cáncer de laringe, ha sufrido este sábado un cuadro de deshidratación que le ha llevado a ser internado en un hospital de Sao Paulo, según informaron sus asesores.

Lula, de 66 años, entró caminando al Hospital Sirio Libanés, donde realiza su tratamiento oncológico, después de pasar doce horas sin alimentarse adecuadamente a consecuencia de un cuadro de deshidratación por una reacción al suero por el que recibe la medicación que complementa su tratamiento de radioterapia.

Lula no pasó por la unidad de urgencias y sus médicos evalúan la situación para determinar el tratamiento a seguir.

Según el parte médico, Lula ingresó "quejándose de pérdida de apetito y fatiga" y después de la evaluación preliminar "fue constatada la presencia de inflamación de la mucosa de la laringe y el esófago, consecuente de la radioterapia". "El equipo médico optó por la hospitalización para la observación e intensificación de las medidas de soporte nutricional, fisioterapia y fonoaudiología, pero el estado de salud del expresidente es bueno y no hay alteración en el plan de tratamiento de radioterapia", apuntó el comunicado.

Lula fue sometido a un ciclo de quimioterapia que le permitió reducir en un 75% un tumor maligno de tres centímetros y luego comenzó una serie de sesiones de radioterapia, acompañadas por una quimioterapia complementaria más leve.

El exgobernante esperaba la autorización médica para poder desfilar el próximo 19 de febrero durante el carnaval de Sao Paulo con la escuela de samba Gavioes da Fiel, formada por hinchas organizados del club Corinthians y que este año homenajea a Lula con el tema de las comparsas, carrozas, disfraces y cánticos.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH