¡POBRES BANQUEROS!

|

Anda mi baranda el gallego un tanto decepcionado con el Ministro De Guindos por el asunto de los sueldazos de los directivos de la Banca que, según anunció el de la cosa económica tras la reunión del viernes con sus colegas, quedaban reducidos a cantidades que a los interesados les parecen testimoniales. Hasta ahí todo bien, pero ahora resulta que la cosa tiene truco y que los que cobraban más un millón han encontrado la manera de hacer la trampa a través de unos Consejos de Administración vinculados o dominicales, que no me ha quedado muy claro como se llaman, que les permiten andar con el bolsillo otra vez lleno a base de quitar una parte de allí, otra de allá y otra más del Consejo de la Oca, ya saben, aquel en el que los consejeros dicen: yo me llevo la pasta porque me toca. Uno de los afectados ha llegado a afirmar sin ningún rubor, al conocer la noticia de la bajada, que él "solo trabaja para una ONG en sus horas libres, que cuando va a su despacho quiere cobrar lo mismo que el mes pasado". Total, que encorajinados por tan sublime pensamiento de sus jefes, los servicios jurídicos de las entidades de "los afectados" están ya trabajando para impugnar legalmente la decisión del Gobierno de Rajoy. ¡Que más noble tarea que esa de defender a estos pobres e indefensos ejecutivos caídos en desgracia! Para eso les pagan. Para eso y para seguir dándole caña a los jueces para que desahucien mejor y más rápido a los pobres desgraciados que no pagan sus hipotecas. Porque -dicen los letrados- ¿qué es eso de la dación en pago? ¿dónde se ha visto semejante despropósito?

Y en esa discusión estábamos cuando apareció en escena Don Rodrigo Rato, quien, cabreado por lo que quiere hacerle su amigo Mariano, decide que hay que comprar UNIM. Vamos, que en lugar de dejarse comprar su ruinosa BANKIA, a la que ya no quiere ni Francisco González, el gallego del BBVA, porque la antigua Caja Madrid tiene un pastel de diez mil millones de eurazos comprometidos por el sector del ladrillo, ¡y menudo marrón, si te la quedas!, pretende en la quiebra e intervenido acumular un nuevo producto tóxico, según describió Peters en uno de sus conocidos principios. ¿Querrá convertir su Bankia, el ex FMI, para que sea el banco malo que antes buscaba el Gobierno? Nadie lo dice, pero resulta chocante que a quien le embargan un piso le autoricen ahora a comprarse un chalé en Moratalaz. ¿Tan malos son los gestores catalanes? ¿Y Andreu Mas-Colell no tiene nada que decir al respecto? Silencio de noche en la plaza, que cantaría con fingido desdén el marido de Natalia Figueroa

Por cierto ¿no les parece una verdadera vergüenza que el mandamás de Catalunya Caixa, Adolf Todó, disponga de un blindaje de doce millones de euros firmado por Narcis Serra y que el Banco de España no consiga convencerle de que eso va contra las buenas prácticas internacionales y contra la decencia más elemental? ¿Pero cómo se puede tener tanta jeta? Medio mundo pasándolas canutas y Don Adolf atrincherado detrás de un contrato blindado, que será todo lo legal que se quiera, pero que visto desde fuera es un escándalo. ¡Ay, mi admirada Cristina, cuánto trabajo te queda por hacer con tu amado jefe! En fin, por resumir, que el Ministro Guindos es tan de fiar como el Leman Brothers para el que trabajaba.

Os dejo, un día más, con un pensamiento sublime. Esta vez es el de Benjamin Franklin: "Si quieres saber el valor del dinero, ve e intenta que te presten un poco"


Miauuuuuuuu!

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH