CUIUS REGIO EIUS RELIGIO

Redacción Catalunyapress

La frase, consecuencia de la Paz de Augsburgo firmada en 1555 entre Carlos V y la Liga Esmalcalda y que, para quienes se vieron privados de entrarle al latín como lo hicimos los del plan del 53, vendría a ser algo así como "Según sea el rey, así será la religión que impere en sus dominios", se me vino a la memoria cuando escuché el aplauso fervoroso que los asistentes al 38º congreso del PSOE dedicaron a Rubalcaba cuando, alzando la voz, amenazó con la revisión del Concordato con la Santa Sede.

Los que ejercemos un ateísmo ferviente, no confundir con el anticlericalismo, no nos impresionamos con cuestiones de fe de la que carecemos y nos resulta sorprendente tanto empeño en darle vueltas a un asunto que nos es ajeno. Cada cual es príncipe de su casa y allá como se enfrenta a la trascendencia, como se dijo en Augsburgo, y lo único que pido a los creyentes, por los que tengo un profundo respeto, es que no me impongan sus creencias como intentaron hacer en mi infancia sin conseguirlo.

No dejo de anotar mi sorpresa por el entusiasmo de los congresistas ante la perspectiva de partir las peras con la Santa Sede y, si tuviera tiempo y ganas, dedicaría más de una jornada a revisar hemerotecas y estoy seguro que en ellas encontraría más de un asistente al congreso portando andas en las procesiones de Semana Santa o dejándose llevar por la marea humana en el Rocío.

No vea nadie censura en lo dicho, reitero que cada cual es dueño de su fe y hace muy bien en manifestarla allá donde lo crea oportuno; reclamo, eso sí, coherencia a la hora de manifestar entusiasmos.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH