Socialdemocracias

Redacción Catalunyapress

François Hollande, candidato a la presidencia de la República Francesa por el PSF, afirmaba hace unos días en mitinero y durante su discurso de proclamación que su principal enemigo no era Sarkozy, sino que lo eran los bancos y los poderosos. ¿Os imagináis unas declaraciones de tal calado en manos del principal dirigente del PSOE? No sé ver ni a Rubalcaba, ni a la derrotada Chacón, ni tampoco al frívolo Zapatero, haciendo una acusación tan directa y tan punzante.

Si bien es cierto que la intelectualidad de izquierda francesa es tremendamente elitista, y puede estar hablando de la opresión de las clases subalternas acomodada en un café de la selecta Place des Vosges, también es cierto que el cuerpo ideológico no ha quedado relegado a un segundo término como sí ha pasado en el socialismo español. Fijaos, que en el último Congreso del PSOE ninguno de los dos candidatos ha expuesto un programa claro y nítido de lo que proponía para salir de la crisis, ni para hacer una sociedad más justa y con más oportunidades. Sólo se ha hablado de nombres, cargos, y poco más.

Zapatero ha cometido errores, seguramente no todos imputables a su persona, pero el principal lastre que ha quedado tras su paso por la política es el hecho de haber dejado el centro-izquierda sin ningún tipo de discurso consistente y con profundidad intelectual. Al margen de temas puntuales en el terreno de la moral, tales como los derechos de los homosexuales, o bien aspectos relacionados con el aborto, no soy capaz de ver muchas diferencias en cuanto al modelo económico y social que propugnan los dos grandes partidos españoles. Y eso es lo que realmente cuenta.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH