LA SUERTE DE UN 'TODERO'

Redacción Catalunyapress

Tras varios meses sin haber vuelto a verle, la semana pasada justo cuando cruzaba la calle de Balmes tropecé con un antiguo conocido del barrio. Enseguida, me percaté de que su aspecto era bastante diferente que hacía un tiempo. Exultante, elegante y hasta rejuvenecido, sin dejarme articular palabra inmediatamente, me propuso ir a tomar un café. "Tengo que explicarte una novedad muy importante" me dijo excitado y tirándome de la manga. Entre la intriga y la alegría de volver a verle, no pude negarme a aceptar su propuesta. "Cuando te lo explique no te lo creerás...", continuó. "Por favor, que me estás poniendo nerviosa...!" Le interrumpí, sin poder evitarlo. "¿Acaso, te ha tocado la lotería?..." "Pués sí me ha tocado el Gordo" asintió. La rotundidad de su respuesta hizo aumentar mi curiosidad.

Hacía mas de un año que Manuel se había quedado sin trabajo y atravesaba por complicados momentos. A pesar de ello, desde entonces nunca se había quedado en casa -lo hago, para no deprimirme y también para no perder ningún "disparo"...- solía decirme cada vez que nos veíamos. Colaboraba, en asociaciones y entidades de manera altruista. Al tratarse de una persona muy activa y bien relacionada, nunca le habían faltado oportunidades en este sentido. Pero, como el altruismo no cubre gastos ni hipotecas, había llegado a "comerse" casi todos sus ahorros ante la triste perspectiva que haber agotado el desempleo, sin llegar a la edad para prejubilarse -ni tener la mínima intención de hacerlo-. Manuel continuaba incansable su búsqueda utilizando todos los medios al alcance sin perder el optimismo ni la esperanza de encontrar algún trabajo digno y remureado. Entre la euforia y la emoción contenida, continuó explicándome..., "el encuentro fortuito con un antiguo amigo de juventud me ha devuelto a la vida". Manuel, volvía a tener trabajo y lo mejor de todo era que además le iba de "película". "¿Cómo es posible?", me pregunté en voz alta "en momentos como los actuales en los que todo el mundo habla de crisis y de pesimismo?..."

Manuel siempre había sido un trabajador nato acostumbrado a luchar desde bien joven y a tirar hacia delante vida, familia y proyectos -importantes-. Definiéndose, a sí mismo como un 'todero' -persona, capaz de adaptarse a todo- continuó con su relato, "¿Sabes...?, he dejado de lado todas mis inquietudes y dudas. Durante todo este tiempo he reflexionado y aprendida mucho. A, desconfiar de las falsas promesas, a reconocer a los "verdaderos amigos" y también, a valorar cosas que antes me pasaban desapercibidas. Pero, sobre todo he aprendido, como quererme y valorarme mas a mi mismo. Por tanto, he tomado aire nuevo y me he dicho, a partir de hoy, no habrá nada mejor ni mas importante que lo que yo haré ahora. Y, no únicamente me lo creeré sino que conseguiré que los demás también se lo crean". Y, con esa teoría invadido de una fuerza y energía envidiables Manuel se hizo con su nuevo proyecto y va contagiando a los demás.

Aquel día aprendí una importante lección. Conseguir la mayoría de los retos -por complicados y inasumilbes que nos parezcan- no depende únicamente de la suerte ni de las circunstancias sino de nosotros mismos y de nuestra actitud positiva, convencimiento y predisposición. Indudablemente, Manuel sí tuvo una gran suerte. Que, su "buen amigo" se cruzara en su camino y le regalase la "oportunidad" que el tanto necesitaba.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH