EL NEGRO

Redacción Catalunyapress

Quien, en esta profesión, no haya hecho de negro alguna vez que tire la primera piedra. Me contaba, mi llorado Carlos Luis Álvarez "Cándido" que debutó en la negritud escribiendo libros piadosos encargados por un ilustre abad y que, gracias a aquellas obras, podía alimentarse como mandan los cánones.

La necesidad aprieta y tampoco hay que rasgar vestidura alguna por alquilar la pluma a los afortunados que quieren cumplir el precepto de tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro aunque la divinidad les haya negado la capacidad de juntar letras.

Escribir por cuenta ajena ya se hacía en los tiempos pretéritos o así lo creo cuando he leído biografías de grandes hombres que, además de batallar, gobernar ínsulas y andar de la ceca a la meca, dejaron a la posteridad multitud de páginas literarias o frases ocurrentes dichas en el momento oportuno. Seguro que se hacían acompañar de un escribidor a sueldo que llenaba papeles como loco para que el emperador, el rey, el duque o el caballero estampase su firma a cambio de unas monedas.

Ahora, como los tiempos cambian, los famosos buscan negros expertos en los 140 caracteres del Twitter para que mantengan viva la multitud de seguidores que el personaje tiene. Hay quien ha contratado una plantilla completa para simular que está las 24 horas atento a los mensajes. Es mucho menos noble que escribir, por ejemplo, La guerra de las Galias y que la firme Cesar, pero más "cornás" da el hambre.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH