ALBERTO, EL LLANERO SOLITARIO

Redacción Catalunyapress

El niño mimado de El País. El progre del PP. El gran centrista popular ha comenzado a descubrirnos a todos su verdadero rostro de carca y abanderado del catolicismo más cutre y rouquiano. Me refiero, por si Vds. no lo habían notado, al hijo de un líder de Alianza Popular llamado José María Ruiz Gallardón, que en la gloria esté, de quien su hijo Alberto ha tomado, según él mismo dice, la inspiración para devolver la ley del aborto al lugar en el que la mujeres han de contar sus vidas para poder abortar y, sobre todo, perder su dignidad y sus derechos ya reconocidos por el Tribunal Constitucional. De ser los más progresistas de Europa vamos a pasar a ser los penúltimos de la lista, solo delante de El Vaticano, que por razones obvias, no es un estado de este mundo, sino del que ha de venir. Eso por una parte. Por la otra, el joven Ruiz pretende que los pobres Notarios, que ya no pueden adornar sus despachos con cuadros de firmas prestigiosas debido a la crisis de las hipotecas, recobren parte de sus ingresos celebrando las bodas civiles en sus despachos, con honorarios de por medio, por supuesto, y no en los despachos de los jueces o de los alcaldes, porque a los ciudadanos eso les sale gratis. También es suya la idea, inspirada por su progenitor desde el más allá, de que tengamos pronto una especie de cadena perpetua para que, según que casos, que todavía no ha definido muy claramente, podamos aplicarla para satisfacción del lado más justiciero de la señora de la balanza y de los partidarios del palo y tente tieso. Lo de cobrar por apelar no tiene más comentario que el que alguien el otro día me decía todo cabreado: O sea, que ahora, además, habrá una Justicia para los que tengan dinero y otra para los pobres. Abandonado a su suerte en IFEMA, su más directo colaborador. Manuel Cobo, no es el único que se ha quedado con el palo de la brocha subido a la escalera, ya que la jefa de prensa de toda la vida sigue, a día de hoy, buscando destino, mientras hace pasillos en torno al despacho de Ana Botella a la espera de que la mujer de Aznar se digne a hacerle caso. Como se puede comprobar, Alberto Ruiz Gallardón ha transmutado a llanero solitario, en cuanto ha alcanzado la categoría de Ministro y, por primera vez, para desasosiego de sus amigos de PRISA, vamos a conocerle como realmente es, especialmente las mujeres.


Manuel Fernando González
Editor y Director
www.pressdigital.es
www.catalunyapress.cat

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH