LA GRAN FARSA

Redacción Catalunyapress

Negociar con ETA o con cualquier grupo terrorista debe cargar la adrenalina de cualquier negociador, sea del Partido Popular o del PSOE. Es un papelón, que quien representa al Estado lo debe superar anímicamente a base de inteligencia y, sobre todo, de camuflaje, de mucho camuflaje. Decir lo que el otro quiere oír no es mentir, sino una sencilla estratagema, que, por cierto, ambas partes utilizan, porque se saben antagónicas, en el pensamiento y, especialmente, en los métodos. Cuando Aznar negoció con ETA y fracasó la oposición no le pidió cuentas. Cuando Zapatero lo ha hecho, con el final que todos conocemos, le pasan por la cara años después unos papeles que escribió un etarra, que por lo que parece, valen más para el PP que su obligación de defender el Estado de Derecho. Afortunadamente, es el único partido del arco parlamentario que hace estas cosas. Y eso que ETA está en estos momentos bajo mínimos, gracias al trabajo profesional de las fuerzas de seguridad, pero también a la eficacia política del actual Ministro del Interior, al que los populares, por cierto, le piden que dimita. Si no entendemos de una vez que todos los que han intervenido en estos diálogos de paz, por llamarles de alguna manera honorable, han escenificado una gran farsa, en la que cada parte ha tratado de engañar a la contraria, es que no hemos entendido nada.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH