El Gobierno de Siria levantará la ley de emergencia impuesta desde 1963

|

El estallido de ira contra el presidente sirio Bachar el Asad se extiende en Siria, y el gobierno reacciona sobre la marcha. Para frenar las protestas en varios puntos del país, la consejera de El Asad Buthayna Chaabane, cara amable del régimen y portavoz ante la prensa, ha reconocido a Al Yazira que el Gobierno levantará el estado de emergencia impuesto tras el golpe de Estado de 1963.

Buthayna, que no ha detallado el calendario para ejecutar la medida, ya adelantó durante una rueda de prensa esta semana que estaban estudiando la derogación de esta norma, junto a otras reformas destinadas a frenar la corrupción y elevar el sueldo de los funcionarios. Ayer, en un nuevo gesto fallido para aplacar la revuelta, el Gobierno liberó a 260 presos islamistas. Al contrario, las protestas se extendieron a la zona costera del país.

La diversidad social y geográfica que ha alcanzado la revuelta inquieta a Damasco
Deraa, la ciudad sureña donde nació la protesta, vivió una nueva jornada de manifestaciones y la sede del partido Baaz y una comisaría de policía fueron incendiadas.

En la cercana Tafas, una multitud acudió al entierro de tres de los muertos el viernes por disparos policiales y después quemó también la sede del Baaz.

En Latakia, capital de la provincia natal de los Asad y con una fuerte presencia alauí, se formó una marcha contra el régimen. La agencia estatal SANA ha informado de que en esta localidad portuaria han muerto 12 personas en los últimos dos días.

Siria no vivía una semana tan sangrienta desde 1982, cuando una rebelión islamista causó decenas de muertos y la posterior represión gubernamental dejó entre 10.000 y 20.000 cadáveres en la ciudad de Hama.

Hasta el momento, ni los disparos de las fuerzas de seguridad ni las promesas de acabar con la corrupción y aliviar la opresión política han servido para que Bachar el Asad recuperara el control de la situación.

El Gobierno de El Asad ha insistido en afirmar que los muertos registrados durante la semana (más de 100 según diversas fuentes hospitalarias sirias, al menos 55 según Amnistía Internacional) no habían sufrido disparos de la policía, sino de misteriosas "bandas armadas extranjeras" disfrazadas con uniformes de las fuerzas de seguridad.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH