Hereu y Trias demuestran que hay dos proyectos de Barcelona muy distintos

|

X. Prera.- Los dos principales candidatos a la alcaldía de Barcelona, el socialista Jordi Hereu y el candidato convergente, Xavier Trias, han demostrado en el primer debate que la lucha por la primera concejalía será apasionante. ¿Elementos? Un candidato con las encuestas a favor y un alcalde con ganas de lucha.

El primer debate, organizado por La Vanguardia y RAC1 en La Pedrera de Barcelona, ha dejado perlas y ha demostrado que entre PSC y CiU hay diferencias importantes en cuestiones claves. En transporte público, políticas sociales o proyectos concretos de crecimiento de la ciudad.

Trias ha aprovechado la primera parte del debate para acusar al PSC de tener un modelo "obsoleto" tras 32 años en el Ayuntamiento. A pesar de que estas acusaciones hacían temer un debate de muchas acusaciones vacías de contenido más allá de la lucha partidista, con el paso de los minutos la discusión ha ganado en calidad, visibilizando por primera vez dos modelos ideológicos contrapuestos.

Hereu ha planteado las elecciones municipales como una especie de acto de resistencia progresista "contra los vientos que vienen de Europa, el Estado español -con una posible victoria del PP-y Catalunya", y ha defendido que "desde una Barcelona progresista podemos mantener la cohesión".

¿Superávit o déficit?

El rifirrafe verbal más importante se ha producido hacia el final, cuando Xavier Trias ha introducido la presunta 'intervención'de las arcas municipales por parte de la Generalitat. El alcalde y candidato socialista ha defendido encarnizadamente que la ciudad no está intervenida porque "hay superávit corriente" y ha acusado al candidato de intentar llegar a la alcaldía "dañando la confianza en la institución". Trias, interrumpiendo a Hereu, ha repetido una y otra vez que la ciudad tiene un déficit corriente que ha superado en 2,6 puntos porcentuales lo previsto.

Transporte público

Otro de los elementos debatidos ha sido el transporte público. En este punto, la sensación que ya hubo en los debates con Montserrat Tura de que el alcalde Hereu conoce muy bien la ciudad se ha repetido. Y es que los argumentos de Trias han estado en este aspecto cercanos al simplismo. Ha acusado al Bicing de ser muy caro -entre 13 y 17 millones de euros al año- y a los ciclistas de ser incívicos, ha apostado por la moto eléctrica como el futuro sin explicar cómo lo hará y se ha negado en redondo a introducir un peaje para entrar en la ciudad.

Hereu, en cambio, ha argumentado mucho más esta cuestión. El alcalde ha explicado que tras un periodo de desincentivación del uso del vehículo privado -área verde y peatonalización de calles- hay que entrar en una etapa de "incentivación de la alternativa", esto es, de fomento del transporte público. Ha apostado por la construcción total de la L9 y por la configuración de una red de Cercanías que trate el área metropolitana como "una gran ciudad". El alcalde socialista ha criticado que Trias hable del servicio del Bicing en términos puramente económicos y ha recordado que el transporte público es inversión, sentenciando que quizás Trias tiene "vocación de mago".

Políticas sociales

Trias ha apostado, en materia de políticas sociales, por la colaboración público-privada para mantener la inversión. "No tenemos dinero, y tenemos que cambiar el chip", ha asegurado, apostando por la concertación en materia de guarderías. En este punto, Hereu ha remachado que este modelo de seguimiento fiel a la lógica del mercado "no sirve para determinados barrios, donde no hubiéramos podido construir las guarderías sin inversión pública".

Trias ha afirmado que el Gobierno municipal, que ha repetido que lleva 32 años en el poder, "se ha olvidado de la gente", mostrando como paradigma la plaza de Glòries: "con todo lo que se ha hecho en la zona , y ahora hay que tirarlo porque no sirve para la gente que vive allí", ha dicho. Por su parte, Hereu ha recordado que se trata de un proyecto preolímpico y que si se apuesta por cambiar la fisonomía de esta plaza es porque "Barcelona no es una fórmula cerrada" y las necesidades cambian.

Seguridad

El debate se ha politizado mucho en materia de seguridad. Ambos han acusado mutuamente al partido del rival de haber reducido el número de integrantes de las fuerzas de seguridad en la ciudad desde la Generalitat, y mientras Hereu se ha comprometido a seguir trabajando para aumentar los efectivos de la Guardia Urbana, Trias ha asegurado que se peleará "con quien haga falta" en la Generalitat para que el número de Mossos asignados a la capital catalana no se vea reducido.

Hereu ha respondido a las críticas de Trias en materia de robos que se ha hecho mucho por reducir la inseguridad y que ésta "no se basa en la retórica de los políticos".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH