Catalunya premia al escritor japonés Haruki Murakami por ser «un puente literario con Occidente»

|

Dotado con 80.000 euros y una escultura de Antoni Tàpies, el Premio Internacional Catalunya  reconoce la capacidad de Murakami de "constituir un puente literario entre Oriente y Occidente, capaz de conjugar la ligereza taoísta y las tendencias foráneas". El escritor japonés cree que en estos momentos el galardón puede insuflar «valor» a sus compatriotas.

El XXIII Premio Internacional Catalunya ha recaído en Haruki Murakami, el más internacional de los escritores nipones. El galardón premia a personas que, con su trabajo, han contribuido "decisivamente" a desarrollar valores culturales, científicos o humanos en todo el mundo.

Así lo ha anunciado el presidente delegado del premio, el filósofo Xavier Rubert de Ventós, que ha destacado que la obra de Murakami ha sido un referente destacado del panorama literario mundial y ha significado "la construcción de un puente" cultural entre Oriente y Occidente.

En unas palabras remitidas a la Generalitat, Murakami se ha declarado muy honrado por recibir este galardón pero ha lamentado no poder sentirse completamente feliz porque sus compatriotas están pasando los "tiempos más difíciles por feroz terremoto y sus efectos".

Francesc Homs, portavoz del Govern, ha señalado que el premio «está por encima de los acontecimientos y estaba decidido mucho antes del terremoto», aunque es difícil no establecer un vínculo entre la distinción y la catástrofe que vive Japón tras sufrir el grave terremoto y el posterior tsunami.

Un momento de amargura

Murakami, desde su domicilio, así lo hace. En su nota de agradecimiento, resuena la amargura del momento, sin que se deje de apreciar la contención japonesa. «Lamento decir que no me puedo sentir completamente feliz con esta distinción, porque mis compatriotas están viviendo ahora los tiempos más difíciles, sufriendo por el feroz terremoto y sus efectos. En estos momentos no tengo una idea exacta de lo que está por suceder ni de qué tipo de contribución será posible hacer por mi país. Espero que este premio, y el reconocimiento de mi obra por parte del pueblo catalán, pueda suponer una inyección de valor para mi pueblo. Supongo que necesitamos cualquier tipo de estímulo en estos tiempos tan difíciles».

Dotado con 80.000 euros y una escultura de Antoni Tàpies, el premio reconoce, entre otras cosas, la capacidad de Murakami de «constituir un puente literario entre Oriente y Occidente, capaz de conjugar la ligereza taoísta y las tendencias foráneas».

De momento, y a la espera de que los temores del escritor por el futuro de su país se vayan diluyendo, Murakami ha confirmado su asistencia a la entrega del premio el próximo 9 de junio de manos del president Artur Mas. De cumplirse, esa será la segunda vez que el japonés visite Barcelona, después de que viajara a la ciudad hace dos años, cuando se dio un buen baño de multitudes con sus numerosísimos lectores.

Dos de los miembros del jurado, el presidente delegado, el filósofo Xavier Rubert de Ventós y el crítico Josep Maria Castellet, han destacado la figura del autor de 'Tokio Blues' y 'Kafka en la orilla', obras situadas a caballo entre el best-seller y el éxito de prestigio.

Paradójicamente, Rubert de Ventós ha destacado el fuerte individualismo que desprenden las ficciones del autor, opuestas al colectivismo del que tradicionalmente ha hecho gala Japón y que ha demostrado más que nunca su eficacia en estos días. «Los japoneses han demostrado que solo a partir de un gran civismo pueden sobrevivir a tanta catástrofe».

La última obra del autor publicada por Tusquets y Empúries es la monumental 1Q84, cuyas dos primeras partes aparecieron en febrero y la tercera lo hará en otoño. Cuando el novelista tenga ya el premio en su poder.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH