Sarkozy reúne a la coalición internacional para decidir la intervención militar en Libia

|

El presidente francés Nicolas Sarkozy ha convocado una cumbre hoy en París para decidir la coalición internacional que asumirá la responsabilidad de intentar neutralizar al dictador libio Muamar al Gadafi. Sarkozy y su principal aliado, el primer ministro británico David Cameron, buscan asegurar el compromiso activo del mayor número posible de países arabes. A la cita asisten Ban Ki-moon, Ashton, Van Rompuy, Merkel y Zapatero. El ataque puede producirse tras la cumbre.

Todo está militarmente preparado para lanzar los primeros ataques aéreos sobre Libia. Superado el gran escollo del Consejo de Seguridad de la ONU, que ha dado al fin luz verde a una actuación internacional en ayuda de los rebeldes libios, la coalición internacional discute en París la organización de cómo será la neutralización de las tropas de Gadafi.

El empeño de Nicolas Sarkozy, el presidente francés, ha sido fundamental. Sarkozy y su principal aliado en esta empresa, el primer ministro británico David Cameron, buscan asegurar el compromiso activo del mayor número posible de países arabes, con el fin de evitar que la intervención militar aparezca a ojos del mundo árabe como una operación exclusivamente occidental.

Francia ha jugado un papel clave a la hora de impulsar la intervención militar en Libia y tendrá una misión también clave en la planificación y en la ejecución de esa intervención. El Elíseo acoge la cumbre, organizada en un solo día y que resultará "clave" a la hora de determinar el ataque, en palabras del ministro de Asuntos Exteriores francés, Alain Juppé. "Todo está preparado", ha asegurado Juppé, "pero la reunión será el lugar para analizar las declaraciones del alto el fuego de Trípoli y sacar conclusiones", ha añadido.

Entre otros, a esta reunión asisten el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon; la alta representante de la UE para Asuntos Exteriores, Catherine Ashton; el presidente permanente de la UE, Herman Van Rompuy, así como representantes de la Liga Árabe y de la Unión Africana, y jefes de Estado como José Luis Rodríguez Zapatero o Angela Merkel.

La votación del Consejo de Seguridad de la ONU tras la intervención de Juppé y la puesta en marcha de la coalición internacional ha supuesto un éxito de la diplomacia francesa, que hace tan solo dos semanas era criticada -por sus propios diplomáticos incluso- por el escaso peso jugado en la reciente ola de transformaciones en el mundo árabe.

Reunión de la OTAN

Junto a Francia y el Reino Unido, que llevarán el peso de la acción, han anunciado su participación Estados Unidos ?aunque en grado de colaboración?, Bélgica, Canadá, Italia, Noruega y España, que pueden aportar fuerzas de apoyo y/o respaldo logístico. Entre los países árabes sólo Qatar se ha comprometido hasta el momento, aunque en París se espera poder convencer también a los Emiratos Árabes Unidos.

Una de las cuestiones más peliagudas que hay sobre la mesa es la eventual participación de la OTAN. La Alianza Atlántica ha convocado ayer una reunión urgente de embajadores para acordar intensificar los preparativos militares ante una posible intervención. Los planes podrían ser aprobados a lo largo de este fin de semana, momento en el que la organización deberá pronunciarse sobre qué papel quiere tener.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH