LA FIGURA DEL EGIPCIO

Redacción

O sea, que el problema era el Juez. Se ha ido el Magistrado Juli Solaz con ascenso incluido y ha entrado su Señoría Miguel Ángel Tabarés, quien ha aceptado la petición del Fiscal, que si que ve algo raro en la relación de Daniel Osàcar con Ferrovial, en la que presuntamente se pagarían comisiones a Convergencia Democrática de Catalunya, quien, pase lo que pase, se ha salvado de la quema, ya que se han celebrado las elecciones autonómicas, que son las que convenía salvar, para que no peligrase la "mayoría suficiente". Como no hay sentencia en firme, nada se puede asegurar hasta que no finalice la instrucción y, tras ella, el Juicio o Juicios. Un largo periodo de tiempo en el que alguno de los acusados, Dios no lo quiera, puede ya no estar, y, por lo tanto, ser el principal causante del "contubernio comercial" que ahora resurge. Todo un lío que habrá que comerse con patatas fritas, como en su día nos comimos los que informábamos del asunto el tema de Banca Catalana, que, al final, resultó ser una alucinación de los Fiscales Mena y Villarejo y de todos los que pensábamos, de buena fe, que los dineros se los habían dilapidado los precursores de los que ahora aparecen en la segunda parte del Caso Palau. Si esto fuera el final de la corrupción política lo daríamos por bueno, pero mucho nos tememos que la figura del egipcio seguirá apareciendo y despareciendo de nuestra iconografía nacional para vergüenza de todos los que pagamos impuestos en el Oasis catalán.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH