jueves, 30 de marzo de 2017

Gareth Bale

Redacción

Esta ha sido la semana de Gareth Bale. La semana de su segundo partidazo contra el Inter, de los cada vez más insistentes rumores de interés por el Madrid, de la noticia de que fue ofrecido a Txiki Begiristain para el Barça y el entonces secretario técnico lo rechazó.

Llegó el sábado y su Tottenham perdió estrepitosamente contra el Bolton por 4-2. Él estuvo
correcto, sin destacar, tímido. Nada que ver con la bola que los medios han ?hemos- creado a
su alrededor. Es importante reírse de sí mismo. Es lo que hacía el Twitter del Daily Mirror, que
calculaba el precio de mercado de Bale después de cada acción.

El zurdo gales de los Spurs es un portento, tiene visión, disparo y una capacidad innata para
centrar entre el portero y el defensa, lo que facilita la tarea sobremanera a los delanteros. Es
descarado y joven. Una apuesta atractiva. También inocente, y los medios nos hemos enamorado de él cuando ya hace más de un año que cuaja partidos memorables.

No podemos pretender que, ahora que lo hemos descubierto para el gran público, haga partidos
de candidato al balón de oro miércoles si sábado también. Es estúpido y habla mucho del estado en que se encuentra el fútbol y lo que se escribe sobre él. Magnificado.

Quizás, sólo quizás, sea lo que la gente quiere. Al menos con Bale estoy convencido de que han -hemos- acertado. Hay zurda para rato. Compararle con Roberto Carlos no es ninguna locura.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH