Informes técnicos y jurídicos de Glòries avalan rescindir el contrato

|

Obras glories

Los informes técnicos y jurídicos encargados por el Ayuntamiento sobre las obras de Glòries contemplan la posibilidad de rescindir el contrato o bien modificarlo para adaptar el proyecto, algo que el Gobierno de Ada Colau llevará a una comisión de Urbanismo extraordinaria el lunes para tomar un acuerdo político.


Avalan la posibilidad de rescindir el contrato porque concluyen que el retraso que acumulan las obras es responsabilidad del contratista y es irrecuperable, por lo que no podrán terminarse en el plazo previsto, situación que prevé el contrato como una causa de rescisión, que implicarían paralizar las obras entre diez o 12 meses, ha explicado la teniente de alcalde Janet Sanz este jueves en rueda de prensa.


Los mismos informes señalan que, si se modifica el proyecto y se continúa el contrato, el retraso implicaría sanciones para el contratista que podrían ascender a 12 millones de euros, y ha explicado que, si se opta por la rescisión, también se podrían imponer sanciones aunque menores --los 12 millones serían por retraso acumulado--, algo que todavía están calculando, ha dicho.


La auditoría encargada por el Ayuntamiento detectó a finales de marzo un retraso de 19 meses en las obras y un posible aumento del 19,6% respecto al precio de la adjudicación, tras lo que el consistorio encargó informes técnicos y jurídicos para conocer sus opciones legales, ha recordado Sanz.


MOMENTO PARA PARALIZARLAS


El momento en el que se encuentran actualmente las obras es el "adecuado y oportuno" para paralizar las obras para plantear cualquier modificación del proyecto, ha dicho Sanz que señalan los informes, que el Gobierno municipal ha compartido la tarde de este mismo jueves con vecinos en la comisión de seguimiento de Glòries, que incluye a vecinos y grupos políticos.


"En el momento en que bajemos bajo los túneles de Adif, estaríamos en una situación que pondría en riesgo las obras", ha avisado Sanz, por lo que ha insistido en que este es el momento adecuado para pararlas y modificar el proyecto, algo que debe hacerse para adaptarlos a la situación para garantizar la seguridad de la obra bajo los túneles y modificar la profundidad de las pantallas.


COMPETENCIA DE BIMSA


El Gobierno de Colau someterá a votación la rescisión del contrato, y después se tomará la decisión en el consejo de administración de Barcelona d'Infraestructures Municipals (Bimsa) el mismo lunes, tras lo que Sanz ha defendido que "ninguna posibilidad es positiva, porque lo óptimo sería que el proyecto continuara y se hiciera lo antes posible".


Ha resaltado que en Bimsa se materializará la decisión porque es quien tiene la competencia aunque han convocado la comisión para "tener un debate político" y consenso, ya que es un asunto que no debe pasar por el pleno municipal, que sí debería votar una nueva licitación si se optara por rescindir el contrato.


Preguntada por si el Ayuntamiento se plantea denunciar la UTE responsable de las obras, ha señalado: "Vamos paso a paso. El primer paso es intentar resolver cuál es el proyecto y cómo podemos reactivar lo antes posible las obras".


LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH