Presentadores, modelos y periodistas se llevan de calle las firmas en Sant Jordi

|

Día 7


Sant Jordi ya está aquí. Es domingo y hace buen tiempo, lo que cambia las expectativas de ventas. Según lo previsto en los gremios, los libros, seguramente, saldrán beneficiados, pero, en cambio, las rosas saldrán perjudicadas.


Así pues, el Gremio de Libreros prevé que se comprarán más de 1,6 millones de libros, un 5% más que el año pasado y cree que la facturación puede llegar a los 22 millones de euros. Las dos datos que les hace ser optimistas son: la tendencia al alza que se ha visto en las dos últimas jornadas de Sant Jordi y un buen comienzo de año.


Para estimular más el consumo, los libreros asociados al Gremio han acordado que el tradicional descuento del 10% que se aplica a los libros sólo el 23 de abril, este año también se ha hecho el día anterior, sábado. En Barcelona, además, habrá unas 400 paradas de libros, mientras que en el resto de Cataluña se esperan unas 600. El Ayuntamiento de Barcelona prevé que el número de puestos será de 923.


Ahora bien, el Gremio de Floristas son la otra cara de la moneda. Creen que la venta de rosas por Sant Jordi se situará entre los 5,5 y los 6 millones de rosas, un 15% menos que cuando la fiesta cae entre semana. El motivo es que se dejen de distribuir muchas de las rosas que habitualmente se regalan a las empresas en días laborables.


Un año más, el Gremio ha alertado de la masificación de puestos de venta de rosas en la ciudad de Barcelona. Su presidente, Juan Guillén, cree que la situación ha llegado a un punto "insostenible" que hace daño a la imagen de este día. Para hacerle frente, el Ayuntamiento pone en marcha un nuevo dispositivo de la Guardia Urbana de "dispersión de paradas" para esponjar la ocupación del espacio público, y se asegurará de que ninguna paradista venda rosas sin tener la correspondiente licencia municipal.


El consistorio ha autorizado 3.921 stands de rosas en la ciudad.


MonicacarrilloanxoperezyChristianGalvezfirmalibrosenSantJordi


LOS MEDIÁTICOS SE LO LLEVAN DE CALLE


Autores mediáticos y periodistas han conquistado este domingo la jornada de firmas de la Diada de Sant Jordi, protagonizando la mayoría de colas para conseguir una dedicatoria o un 'selfie'.


Las colas más codiciadas son las que han esperado al presentador madrileño Christian Gálvez --por 'Rezar por Miguel Ángel' (Suma)--, que ha explicado que sus lectores le piden besos, fotos y dedicatorias, aunque "de momento, ninguno el teléfono", ha bromeado.


Debutando en la Diada con 'Yoga, un estilo de vida' (Planeta), la modelo Vanesa Lorenzo ha calificado de bestial la cantidad de gente en las calles: "Los lectores me dan mucho cariño y me doy cuenta de que el libro tiene un objetivo compartido", ya que sus páginas han ayudado mucho a quienes lo han leído tanto a nivel físico como mental, explica.


SamantavillarfirmalibroenSantJordi


La periodista Samanta Villar, que ha sido polémica por su libro sobre la maternidad 'Madre hay más que una' (Planeta), ha asegurado que muchas lectoras le han dicho que "por fin alguien ha dicho en voz alta" lo que muchas piensan, en unas páginas muy necesarias y de las que no se arrepiente, y atribuye las críticas por ir contra el discurso oficial.


El periodista Jordi Basté se ha mostrado exultante por estrenarse como novelista en la fiesta con 'Un home que cau', escrita a cuatro manos con Marc Artigau: "Es muy emocionante porque me enfrento a un concepto nuevo: al del lector, más allá del mundo del oyente".


Empar Moliner, que por su confesa mala letra estampa un dibujo en vez de una firma, ha celebrado que es un día divertido que también permite "acabar tomando una copa" con los colegas.


En su cuarto Sant Jordi, Sandra Barneda ha destacado que la jornada celebra el amor "rebosando feromonas", y que los lectores le piden dedicatorias para ellos, para sus familiares e incluso para sus perros, y ha añadido que la jornada siempre anima a seguir escribiendo.


SergioVilaSanjuanfirmalibrosenSantJordi


LA DIADA, "UNA CEBOLLA"


El también periodista Sergio Vila-Sanjuán, que vive Sant Jordi desde hace más de 40 años primero como lector, después como periodista cultural y desde hace menos como escritor, ha comparado irónicamente la Diada con una cebolla: "Se le han ido añadiendo fiestas, y es como una cebolla: cada vez más rica y sustanciosa".


Pilar Eyre ha firmado acompañada de su perro, su hija, su yerno y un kit de supervivencia --con maquillaje, tacones para las fiestas, un cepillo de dientes, una bufanda y pañuelos-- y ha dicho que no concibe un Sant Jordi sin firmar libros: si no la invitaran a firmar se montaría una parada ella misma, ha bromeado.


La periodista y escritora Sílvia Soler se ha encontrado gente que comprar un libro suyo por primera vez, otros que la leen desde la primera novela y otros que tienen un grupo de viejos amigos como el que describe su novela, aunque "lo más bonito ha sido que una chica dijera que el libro le hizo pasar mejor una noche de vela en un hospital".


Ristomejidefirmaensantjordi


Para el televisivo Risto Mejide, "desbordado" por las colas, lo más bonito es el cariño que recibe de personas que le explican lo importante que han sido sus libros para ellos.


El periodista y escritor Rafel Nadal ha augurado desde la mañana un muy buen Sant Jordi en que los autores se harten de firmar, ha definido la jornada como "el primer día de la primavera", y ha añadido que los lectores lo son todo.


Para la presentadora Mónica Carrillo, lo mejor es la respuesta del público: "Es un día muy especial en el que Barcelona se echa a la calle. Pero incluso ha llegado a venir gente expresamente desde Mallorca", lo que considera muy emotivo.


Otro puntos concurrido ha sido la firma de libros de los 'peripatètics' de la serie de TV3 'Merlí': un público mayoritariamente juvenil ha buscado la dedicatoria de sus protagonistas tras una larga cola.


Sin tanto entusiasmo como los autores noveles, el veterano de Sant Jordi Quim Monzó ha dicho que es el día en que se sienta detrás de la mesa y se dedica a contestar a periodistas; y, sobre el contacto con los lectores, ha bromeado con que no lo hay, porque sería una agresión sexual.


ElescritorEnriqueVilaMatas


ENRIQUE VILA-MATAS: LOS MÁS VENDIDOS VS. LOS MEJORES


El escritor Enrique Vila-Matas ha criticado la "absurda manía" que se impone cada vez más de destacar cuáles han sido los libros más vendidos por Sant Jordi en vez de los mejores.


Para salir de esta situación, que considera enojosa, ha propuesto a los periodistas publicar dos listas, de forma que también haya un ránquing de los mejores libros desde el punto de vista literario: "Hay que separar el grano de la paja".


También lamenta la competitividad que cree que se ha instaurado a medida que la literatura se comercializa más, aunque defiende la importancia de que los libreros puedan vender suficientemente, y la "fiesta de ciudad" en que se ha convertido Sant Jordi.


ElescritorFernandoAramburu


BOSCH, ARAMBURU, CAPDEVILA Y DONÉS, LÍDERES DE VENTAS


Los escritores Xavier Bosch ('Nosaltres dos'), Fernando Aramburu ('Patria'), Carles Capdevila ('La vida que aprenc') y Pau Donés ('50 palos') han sido los más vendidos la Diada de Sant Jordi hasta las 19 horas de este domingo en ficción y no ficción catalana, respectivamente, según el primer balance del Gremi de Llibreters de Catalunya.


En ficción catalana han seguido a Bosch Pilar Rahola ('Rosa de Cendra'); Jordi Basté y Marc Artigau ('Un home cau'); Jaume Cabré ('Quan arriba la penombra') y Rafel Nadal ('La senyora Stendhal').


En ficción castellana entre los más vendidos también han estado David Trueba ('Tierra de campos'), Javier Cercas ('El monarca de las sombras'), Carlos Ruiz Zafón ('El laberinto de los espíritus') y Carme Chaparro ('No soy un monstruo').


La no ficción en catalán ha quedado copada también por Quim Monzó ('Taula i barra'), Mònica Usart ('Només seràn quatre gotes'), Genís Sinca ('El cavaller Floïd') y Roger Vinton ('La gran teranyina').


PAUDONESFIRMAENSANTJORDI


En no ficción castellana los más vendidos después de Pau Donés han sido Xavier Aldekoa ('Hijos del Nilo'), Marie Kondo ('La magia del orden'), Ivan Tapia ('Escape Book') y Juan Pablo Escobar ('Pablo Escobar, mi padre').


FANTASÍA EN INFANTIL


La literatura infantil y juvenil en catalán ha estado dominada por la fantasía de la mano de las autoras Emma Martínez ('La llegenda de Sant Jordi), Rocio Bonilla ('De quin color és un petó?' y 'La muntanya de llibres més alta del món), Meritxell Martí Orriols ('Sant Jordi i el drac. Minipops') y diversos autores con 'La llegenda de Sant Jordi amb textures'.


En castellano, las obras más vendidas han sido las de el 'blogger' El Rubius 'La máscara del troll'; el 'Guinness World Records 2017' editado por la organización de récords; y los títulos 'El despertar de la bestia', de ByViruzz,'Por trece razones', de Jay Asher', y 'Rescate en White Angel', de The Grafg.


SE ESPERA 1,5 MILLONES DE PERSONAS EN LA CALLE


La Guardia Urbana de Barcelona espera que 1,5 millones de personas inunden las calles de la ciudad en horas punta para celebrar el Día de Sant Jordi este domingo, aunque es una estimación que podría ir al alza oa la baja, según el inspector David Martínez en rueda de prensa.


Preguntado por la previsión de público en rueda de prensa el pasado jueves, Martínez defendió la dificultad de aportar cifras, pero remarcó que el punto de referencia es el millón y medio alcanzado el año pasado, en el que la fiesta cayó en un sábado, también en fin de semana.


El inspector también ha alertado de posibles colapsos de movilidad por la tarde con motivo del partido de fútbol FC Barcelona-Real Madrid que se disputa en Madrid, por lo que pidió escalonar los desplazamientos por la tarde para ir a ver el partido.


Además, se da la circunstancia de que este tipo de clásicos de fútbol provocan concentraciones improvisadas a la fuente de Canaletes de la Rambla de la capital catalana, y que este año coincidiría con el final de la jornada de Sant Jordi.


La ciudad contará con 3.921 paradas de rosas y otros 923 de libros, para la que el distrito del Eixample ha impulsado medidas en la Rambla Cataluña para hacer más cómodo el paseo y fluida la movilidad, dejando paso a cada tramo de calle para poder salir de la rambla y ampliando los pasos de peatones.


El Ayuntamiento ha detallado que los distritos del Eixample y Ciutat Vella son los que acumulan más paradas autorizadas, con 1.897 y 755, respectivamente.


El Eixample apostará por la diversidad y la autoedición, con los niños y los jóvenes como protagonistas, con su centro en el paseo de Sant Joan entre las calles Ali Bei y Caspe, donde se ubicarán dos escenarios para actividades y actuaciones y varias zonas de carpas, señaló el Ayuntamiento.


Una de las novedades de este año será la nueva identificación que llevarán todas las paradas con autorización en Ciutat Vella según el producto que vendan, con unos caminos de mesa confeccionados por la cooperativa Impulsamos del Raval.


Por su parte, la Fundación Tot Raval dinamizará la Rambla del Raval con actividades para fortalecer los espacios de convivencia intercultural del barrio, con un proceso que ha implicado a más de 80 entidades, escuelas, servicios comunitarios y comercios del barrio, señaló el consistorio.


PARADAS SOLIDARIAS 


Las paradas solidarias también han tenido una presencia destacada en las calles de la ciudad, como la que han montado Núria Parra y Beatriz Vélez, que venden rosas y caramelos y que destinarán parte de los beneficios a la ONG Save The Children.


Grupos de estudiantes han querido aprovechar la Diada para recaudar fondos para costearse su viaje de final de carrera, como los estudiantes de la Facultad de Medicina de la Vall d'Hebron, que venden rosas y bolígrafos y toman la tensión a todos sus compradores.


"Hay más de 100 estudiantes repartidos por toda Barcelona y por el área metropolitana", ha dicho Cristina Kirkegaard, estudiante de medicina, que ha notado un aumento en el número de paradas por ser domingo, aunque reconoce que este año hay más espacio entre ellas.


COLAS A PRIMERA HORA 


Uno de los principales atractivos es la presencia de escritores en las paradas de las librerías, que firman ejemplares de sus últimas publicaciones y que reúnen a centenares de admiradores en las colas ante las librerías, como Desirée, Fuensanta y Patricia, que esperan a la escritora Dolores Redondo.


"Los libros son sabiduría, sean del autor que sean", ha dicho Fuensanta, que ha esperado más de una hora y media a la escritora y que tiene previsto comprar también 'No soy un monstruo', de Carme Chaparro.


UNA DIADA REIVINDICATIVA 


La Diada de este año también cuenta con un marcado carácter político: el Pacte Nacional pel Referèndum ha desplegado a más de 5.000 voluntarios para recorrer las calles y plazas de toda Catalunya para recoger firmas a favor de un referéndum de autodeterminación.


Además de los voluntarios, recogerán firmas en sus paradas los principales partidos a favor de la independencia y un centenar de entidades adherida al pacto y que han colaborado en tareas logísticas.


Mercè y Joan, un matrimonio de Altafulla (Tarragona), han aprovechado el día festivo para acercarse a Barcelona a celebrar Sant Jordi, una día que han definido como "reivindicativo de la identidad y la cultura catalanas".


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH