Un informe señala a Puigdemont por presuntas actividades ilícitas cuando era alcalde de Girona

|

Carles puigdemont 1 4


Una denuncia, presentada a la Oficina Antifraude de Catalunya (OAC), señala al Ayuntamiento de Girona durante la época en la que el ahora presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, era el alcalde de dicha ciudad.


En el informe se relatan contundentes acusaciones por actividades supuestamente ilícitas de dicho consistorio y en el que se acusa a Puigdemont de "actos contrarios a la ley y al derecho", "posible uso fraudulento de fondos públicos" y "encargos municipales poco justificados".


Éste, según ha podido saber 'El Confidencial', llevaba fecha de septiembre de 2015 pero la Guardia Civil lo recoge y lo amplía en octubre del año pasado y le pide al juez nuevas diligencias.


Es más, cuando el verano pasado Puigdemont ya ocupaba su puesto al frente de la Generalitat de Catalunya, el escándalo quiso estallar pero el mundo independentista en pleno inició una cruzada para desacreditar al entonces director de la OAC, Daniel De Alfonso -cesado por sus conversaciones con Fernández Díaz- y para mostrarse víctima de una conspiración del Estado.


El motivo es que si se hubiesen descubierto los supuestos delitos penales de la época de alcalde de Puigdemont, el proceso independentista se hubiera visto muy perjudicado. Por lo tanto, se siguió una estrategia de descrédito y de víctimas de una conspiración como con los otros -y muchos- casos de corrupción que planean sobre la antigua Convergència.


FAVORES A UNA EMPRESA


En la denuncia se detalla con minuciosidad la contratación de la Efial por parte del Ayuntamiento de Girona y la OAC redacta un informe sobre cómo esta compañía estaba siendo investigada por corrupción en media docena de localidades de Tarragona, casi todas controladas por CDC.


A esto se suma un contrainforme de los propios servicios del consistorio según el cual "el Ayuntamiento de Girona tiene el personal y los medios adecuados para elaborar los informes que finalmente fueron solicitados a la empresa auditora [Efial]".


También se pone en duda el proceso de contratación: trocear las contrataciones para que no sobrepasasen los 18.000 euros y así poder adjudicar a dedo los encargos y evitar la convocatoria de concurso público.


Por último, la secretaría del Ayuntamiento realizó informes poniendo en duda la calidad de los trabajos de Efial. Uno de esos, fechado el 22 de julio de 2014 (siendo alcalde Carles Puigdemont), subraya que el contenido del trabajo de la empresa 'amiga' Efial "es superficial y falto de rigor", tras asegurar que no proceden 49 de las 54 incidencias detectadas que Efial.


"LOS HECHOS DENUNCIADOS PODRÍAN RESULTAR CONTRARIOS A LA LEY"


"Los hechos denunciados, ocurridos en el seno del Ayuntamiento de Girona podrían resultar ímprobos y contrarios a la ley y al derecho, con posible usos o destinos irregulares de fondos públicos, con aprovechamientos contrarios al ordenamiento jurídico". Así de contundente se mostró la OAC en sus conclusiones, que elaboró el 1 de septiembre de 2015.


"De la documentación aportada, se constatan de forma indiciaria (y siempre preliminar) todo un reguero de contratos, mayoritariamente menores del Ayuntamiento de Girona a favor de Efial Consultoría en un relativamente corto periodo de tiempo (unos dos años) y que podrían tener como objeto de las prestaciones algo muy indeterminado ('auditoría operativa del servicio de patrimonio', 'auditoría operativa del servicio de contratación', 'estudio de la prórroga de la sociedad Aigües de Girona'…), los contenidos de los cuales, en realidad, formarían parte de la actividad normal y de las funciones ordinarias de los servicios municipales propios como deriva de los servicios enunciados anteriormente citados".


La OAC fue implacable contra el ya president de la Generalitat, a quien acusaba de contratar servicios "sin una especial motivación" y más cuando la beneficiada era Efial, la misma con servicios de encargos municipales poco justificados también en ayuntamientos como el de Ascó, Torredembarra, Ametlla de Mar, Vandellós y l'Hospitalet.


INFORME DE LA GUARDIA CIVIL


El 7 de octubre de 2016, un informe de la Guardia Civil recoge el realizado por la OAC en 2015 y analiza, además, nuevas posibles irregularidades que hubiese cometido el Ayuntamiento presidido por Puigdemont.

Los investigadores analizan con detalle los contratos del suministro del agua en Girona. Y ponen en duda su legalidad. Lo cierto es que, a través de la compañía del agua, Puigdemont quería compensar la compra de obras de arte de un amigo suyo.


Tras bucear en el caso, los agentes descubrieron que una compañía denominada Girona SA desviaba a Agissa [la empresa mixta que suministra el agua] gastos de estructura de dirección. En total, se detectaron 187.982,99 euros de cargos que "no están justificados ni detallados". 


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH