El Manchester atemoriza al Celta en Balaídos

|

Celtamanchester2


El Manchester United da mucho miedo. Es el resumen de la primera parte del partido de esta noche de semifinales de Europa League en Balaídos. A pesar de que el Celta lo ha intentado cuando ha podido, el partido era para ir perdiendo, tranquilamente.


Cuando digo que Sergio Álvarez, el portero de los celestes, ha sido el mejor del conjunto gallego, queda todo dicho. Y es que el español ha salvado tres mano a mano que han hecho del entretiempo un bálsamo de tranquilidad para los celtistas, sobrecogidos, timoratos ante los de Mourinho.


El entrenador luso ha neutralizado la medular del Celta durante los primeros 45 minutos, y el dato es revelador: a pesar de que los de Berizzo han tenido la posesión del balón, la sensación del espectador era la contraria, que el Manchester era el que dominaba el juego.


La superioridad física de los ingleses ha sido notoria, y se ha impuesto totalmente en todas las líneas, mucho más experimentados en estos escenarios. Lo mejor para el Celta, llegar al descanso empatando a cero.


A pesar de todo lo dicho, no es que esté pintando al Manchester como si fuera el de Ferdinand, Giggs, Cristiano y Van Nistelrooy. No ha jugado especialmente bien, pero aún así ha sido muy superior al Celta. Eso es lo peor.


La segunda parte, por desgracia, ha sido más de lo mismo. Por desgracia como español, y por desgracia para todo aficionado al fútbol. Si la primera parte ha sido muy táctica, por decirlo eufemísticamente, la segunda ha sido una plasta.


El miedo en los jugadores gallegos no se ha despegado de sus cuerpos en el segundo período. Los centrocampistas apenas se animaban a subir, y el Manchester, con el ADN de Mourinho inherente, en ese juego tosco y aburrido se mueven como pez en el agua.


La sensación era que los de Berizzo han salido a protegerse. Si hubieran jugado el primer partido en Old Trafford, tal vez habrían salido con más ganas a por el gol. Pero empezando la eliminatoria en casa, lo crucial es no recibir gol, así que tal vez por ahí se excuse el partido de hoy.


Tal vez de la única forma posible, tal y como estaba el partido, ha llegado el gol del Manchester. En el 67, Marcus Rashford, la joven promesa inglesa, ha marcado de falta directa, tal vez con la colaboración de Sergio Álvarez, que ha dado un pasito precipitado hacia el lado contrario y le ha matado.


Con el gol, lo único positivo es que el Celta estaba condenado a parecerse a sí mismo. Al de esta temporada, al de tocar y atacar. Pero poco ha ocurrido. El Manchester ha ido durmiendo el partido y poco más se ha podido contar.


El 0-1, hasta agradecido. Ahora, a verlas venir en Old Trafford.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH