Comín, los sueños y las promesas imposibles

Carmen P. Flores

Comin 1


Dicen que soñar es de las pocas cosas que son gratis, nadie prescinde de ello. Hay sueños más o menos alcanzables; otros son como globos que se lleva el viento y por mucho que se estiren los brazos, nunca los alcanzar


Generalmente se sueña de noche, en la cama y forma parte de las pocas intimidades que se tienen hoy en día. También se sueña despierto y, esto, puede hacer que se confundan con los deseos.


Toni Comín, conseller de Salud, lleva ya tiempo soñando con ser el Atila de la sanidad catalana, para que de las cenizas pueda construir un modelo sanitario que solo está en sus sueños y, como decía Calderón de la Barca "y los sueños, sueños son". Se olvida muy a menudo que la ciudadanía no está para estos menesteres, porque con la Salud no se juega.


La entrada de Comín al frente de la sanidad fue como un elefante en una cacharrería, sin medir las consecuencias de sus acciones y sin plan previo consensuado con el sector. Así han ido las cosas, como hemos explicado en muchas ocasiones.


Cada semana salen profesionales denunciando la situación y usuarios indignados pero Comín intenta reducir los efectos con algunas campañas publicitarias en determinados medios de comunicación. Enmascarar las cosas no tapa las carencias de una mala gestión.


La atención primaria se ha levantado en pie de guerra, no aguanta la situación de presión que reciben de los ciudadanos, y la falta de medios,están al límite de sus capacidades y denuncian que en muchos casos son conscientes de las quejas de sus pacientes.


Los profesionales están soportando una carga de trabajo extra porque son pocos los que cumplen la atención de cinco minutos por paciente, como está estipulado. Los profesionales, en muchos casos, dedican mucho más -también podemos encontrar los que se ajustan a "ley", por supuesto, si consideran que deben hacerlo-. Son conscientes de la responsabilidad que tienen. Un paciente no es un objeto y una mala praxis puede suponer un desenlace fatal.


Hacer promesas a medio y largo plazo es engañar a todos y él lo sabe. Las urnas están a la vuelta de la esquina y lo prometido no se va a poder llevar a cabo, es obvio. "Nadie ofrece tanto como el que no va a cumplir", decía Quevedo. 


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH