PDeCAT y ERC emparenta a Sociedad Civil Catalana con la extrema derecha

|

Societat Civil Catalana llama a la rebeldía de los ciudadanos contra el proceso soberanista


El PDeCAT y ERC han recibido este miércoles a Sociedad Civil Catalana (SCC) en el Congreso sembrando dudas sobre los lazos de esta plataforma que lucha contra el independentismo en Catalunya con organizaciones de extrema derecha, lo cual ha soliviantado al PP, al PSOE y Cs.


El expresidente de SCC, Rafael Arenas, ha comparecido, a petición de los 'populares' y el partido naranja, en la Comisión de Calidad Democrática en el Congreso para exponer el segundo informe que ha elaborado la citada plataforma para denunciar los "déficits democráticos" en Catalunya en las administraciones, en la escuela y en los medios de comunicación.


En concreto, ha denunciado la apropiación "partidista" de las instituciones para ponerlas "al servicio de un objetivo ilegal", las agresiones sufridas por los constitucionalistas, las irregularidades detectadas en periodos electorales, la opacidad del Parlament, un Síndic de Greuges "al servicio de la estrategia nacionalista" o la "instrumentalización" de la educación.


Tras su intervención, los primeros en tomar la palabra han sido los representantes del PDeCAT y de ERC. En nombre de la antigua Convergència, la diputada Lourdes Ciuró ha identificado a Sociedad Civil Catalana con "un españolismo muy desmovilizado" y, sin entrar en el contenido del informe, ha planteado al compareciente una batería de preguntas sobre la vinculación de su plataforma a organizaciones de extrema derecha.


Tanto ella como el representante de los republicanos catalanes en esa comisión, Xavier Eritja, han cuestionado la financiación de la citada plataforma. Y es que, según Eritja, SCC tiene registrados 74 socios y cuenta con más de un millón de euros de presupuesto.


"Representan una porción ínfima de la sociedad catalana", ha sentenciado el diputado de ERC, quien también ha destacado la presencia de "neonazis" en actos organizados por SCC y quien, además, ha aprovechado para cargar contra el informe que han presentado por presentar una visión "deformada" de la realidad catalana.


CRÍTICAS DE PSOE, C'S Y PP


Ambos discursos han revuelto en sus asientos al PSOE pero singularmente al PP y a Ciudadanos. Desde el PSOE, su diputado Artemi Rallo ha criticado el "tono" y la "deriva" de las intervenciones de los independentistas catalanes y ha llamado a abandonar "esta escalada verbal".


Desde el PP, Jordi Roca también ha censurado las palabras de ERC y PDeCAT quienes, a su juicio, identifican con la extrema derecha "a cualquier cosa que no sea antiespañol". "Que te llamen según qué cosas según qué partidos puede ser hasta un halago", ha llegado de decir.


Más contundente en su turno se ha mostrado el diputado de Ciudadanos y presidente de la Comisión Anticorrupción, Toni Cantó, quien ha admitido haberle "espantado" las reflexiones de PDeCAT y ERC, a quienes ha afeado que no hayan hecho "autocrítica" ante su "incapacidad" para garantizar "una mínima calidad democrática" en Catalunya.


Pero ha ido más allá y, ante las insinuaciones sobre supuestos nexos de SCC con la extrema derecha, ha preguntado, en concreto, al diputado de ERC "qué le parecería que se le tachara de etarra porque algunos de sus dirigentes se hayan hecho fotos con Otegi".


En todo caso, los tres partidos de ámbito estatal han mostrado su preocupación por las quejas y la denuncias expuestas en su informe por Sociedad Civil Catalana y se han mostrado dispuestos a colaborar con ellos para acabar con cualquier mínima duda que existe en torno a la vulneración de los derechos fundamentales en Catalunya, en palabras del PSOE, y para que la democracia vuelva a esa comunidad y se abandone "la pedagogía del odio y la hispanofobia", según el portavoz 'popular'.


CONTRA LA LIBERTAD IDEOLÓGICA


En su réplica, el ex presidente de Sociedad Civil Catalana ha rechazado las insinuaciones de los independentistas catalanes y ha cuestionado que una organización como la suya se nos considere de extrema derecha cuando acude al Congreso "para hablar de los derechos fundamentales, de las libertades y de la protección de los ciudadanos catalanes".


A su juicio, este tipo de acusaciones vienen a corroborar que los partidos independentistas intentan "expulsar" del discurso legítimo "a todo aquél que no sea nacionalista se le acaba tachando de fascista".

"Esto es una crítica a la libertad ideológica que sufrimos en Catalunya y que padecemos con frecuencia", ha denunciado Arenas, antes de censurar que "algunos" les acusen de "fascistas" sin aportar ni una sola prueba sólo para "legitimar" que "otros" impidan que puedan expresarse, como es el caso de Sociedad Civil Catalana. "Unos señalan y otros golpean", ha resumido.


De su lado, el representante de Unidos Podemos en la comisión, el juez en excendencia Juan Pedro Yllanes, tan sólo ha intervenido para dejar claro que en los seis años que ejerció en Catalunya no sintió amenazado ninguno de sus derechos fundamentales y defender que la tutela judicial efectiva estaba "absolutamente garantizada".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH