Pedro Sánchez: Entre Ernst Bloch y Antonio Gramsci

José Miguel Villarroya

Pedro sanchez primarias 1


Antes de empezar, he de confesar que voté por Pedro Sánchez, lo hice por aquello que afirmaba Gramsci, que todo movimiento revolucionario tenía algo de romántico, y la verdad es que me produjo indignación ver los últimos días, como algunos de mis compañeros periodistas en tertulias y editoriales se cebaban con Sánchez, llegando en ocasiones al insulto personal; pero como afirmaba el político italiano frente al optimismo de la voluntad el pesimismo de la inteligencia.


Sánchez representa para la mayoría de los militantes socialistas lo que el filósofo alemán Ernst Bloch definió como el “principio esperanza”, es decir el anhelo que hace que una persona, sociedad o un partido sigan con su vida diaria y no caigan en la desesperación. Para muchos militantes esta “esperanza” se traduce en un partido más de izquierdas, que haga frente al PP, y que sea más abierto y participativo a la militancia. ¿Representa Sánchez este anhelo o sólo le ha servido de pantalla táctica?. En los próximos días se verá.


El nuevo Secretario General debe tener presente una máxima, los triunfos que se consiguen más por los sentimientos que por la convicción ideológica y razonada, tienen los pies de barro, ya que aquellos se vienen pronto abajo si no se ven realizados. Y aquí es donde debe hilar fino, está muy bien la unidad, pero ésta no debe basarse en componendas, porque todos sabemos que en cada una de las candidaturas hay la división entre los radicales (aquellos que si creen que el candidato era el necesario para el partido) y los oportunistas (aquellos que se sitúan en un lado u otro, pensando en mejorar su lugar en el sol). Si triunfan los segundos se difuminará la ilusión.


El problema principal, sin embargo, es el que afecta a todo el socialismo europeo, es decir, una crisis de identidad y de ideas, y esto no se soluciona ni cambiando líderes, ni con ilusión, sino con proyectos teóricos elaborados en base a un fuerte componente ideológico, porque como decía Gramsci sin teoría no hay praxis, y por lo visto en la campaña y en los documentos de la gestora y de las candidaturas hay muy poco de ello y mucho de eslóganes y lugares comunes, que entre otras cosas son las que nos han llevado a esta situación.

1 Comentarios

1

Villaroya, entonces ¿te atreves a proponer alguna solución? No basta sólo con diagnosticar el problema.

escrito por Dafnis Castell Fríguls 25/may/17    11:23

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH