Rajoy responde a la carta de Puigdemont y le reitera que vaya al Congreso a defender el referéndum

|

MarianoRajoyyCarlesPuigdemont


El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, no ha tardado ni 24 horas en responder la misiva del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.


El Presidente le ha trasladado este jueves por carta que no cabe ninguna negociación sobre el referéndum a "espaldas de los verdaderos cauces democráticos y de la ley". 


Además, le recalca que "mal se compadece el diálogo que dice ofrecer con la amenaza de una declaración de independencia" en caso de no ser "satisfechas las pretensiones" del Gobierno catalán.

Puigdemont envió este miércoles una misiva a Rajoy solicitándole iniciar "negociaciones sobre los términos y las condiciones del referéndum" en Catalunya. En la misma expresa "la máxima voluntad de buscar una solución política pactada y acordada que dé respuesta a la demandas de la ciudadanía de Catalunya" de poder decidir sobre su futuro político.


QUE VAYA AL CONGRESO


Sin que hayan pasado ni 24 horas, el presidente del Gobierno ha contestado a esa carta invitando de nuevo a Puigdemont a debatir sus propuestas en el Congreso porque, según subraya, "lo que no cabe es plantear una negociación a espaldas de los verdaderos cauces democráticos y de la ley".


Rajoy anima a Puigdemont a recuperar los planteamientos que "lejos de generar desencuentro y frustración, se ajusten al común marco de convivencia y respondan a las necesidades reales de los catalanes", de forma que desde esa posición puedan encontrar "espacios de acuerdo en beneficio de todos".


Además, le recuerda que el  ordenamiento jurídico también prevé mecanismos para plantear "toda clase de aspiraciones políticas", siempre y cuando se proceda por "los cauces democráticos previstos y conciten el apoyo parlamentario necesario".


En los últimos días, desde el Ejecutivo del PP han insistido con ahínco en que debe acudir al Parlamento y buscar allí apoyos a sus tesis a favor de la independencia. Según subrayan, se trata de actuar como hizo en febrero de 2005 el lehendakari Juan José Ibarrexte, que llevó su plan al Congreso y fue derrotado por los votos.


Sin embargo, Rajoy recalca a Puigdemont que "lo que no cabe es plantear una negociación a espaldas de los verdaderos cauces democráticos y de la ley". Y añade que la obligación de su Gobierno es y será "siempre" actuar en defensa de la libertad, la convivencia pacífica y los derechos de todos los catalanes y del resto españoles.


"Por todo ello, considero inexcusable volverle a reiterar no sólo la imposibilidad de tomar parte en aquello que propone, sino también la imposibilidad de que su Gobierno plantee tan grave amenaza a la convivencia y al orden constitucional", asevera en su carta.


"MAL SE COMPADECE EL DIÁLOGO" CON LA "AMENAZA"


El jefe del Ejecutivo recrimina a Puigdemont que al mismo tiempo que le pide aceptar la celebración de un referéndum, "prepara un conjunto de iniciativas legales que suponen la liquidación absoluta" del orden constitucional, en alusión a la llamada 'Ley de Desconexión'.


"Mal se compadece el diálogo que dice ofrecer, con la amenaza de una declaración de independencia para el caso de no ser satisfechas sus pretensiones", destaca. Tras recordar que la primera de sus obligaciones es defender el orden constitucional, critica que el Gobierno catalán le esté invitando a pactar "la forma de vulnerar el núcleo esencial de la Constitución".


ENTENDIMIENTO PERO CON EL LÍMITE ES SOBERANÍA NACIONAL


Rajoy asegura que su voluntad de dialogar y llegar a acuerdos con la Generalitat es "plena y sincera" como con otros gobiernos autonómicos. De hecho, dice que esa disposición a la colaboración ha quedado de manifiesto estos años en los acuerdos logrados que han "redundado en beneficio" de los catalanes.


Eso sí, indica que esa voluntad de entendimiento tiene como "único límite" el respeto a la soberanía nacional y el Estado de Derecho y reitera --y dice que así se lo ha dicho también en "los encuentros" que ambos han mantenido-- que ninguno de los dos tiene "capacidad para negociar sobre aquello" de lo que no disponen, porque sería "hurtar de sus derechos al conjunto del pueblo español".


Finalmente, Rajoy anima a Puigdemont a recuperar los planteamientos que "lejos de generar desencuentro y frustración, se ajusten al común marco de convivencia y respondan a las necesidades reales de los catalanes", de forma que desde esa posición puedan encontrar "espacios de acuerdo en beneficio de todos".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH