El Barça se proclama campeón de la Copa del Rey

|

Baraalaves


El partido no ha defraudado. De una final se espera, cuando menos, intensidad, y de eso no ha faltado. El encuentro ha sido fulgurante, con mucha presencia en medio campo y bastantes imprecisiones. Sobre todo el Barça ha estado muy eficaz en las recuperaciones, muy efectivo y con mucha posesión del balón. El Alavés, sin embargo, no se amedrentaba.


La primera media hora ha pasado volando a pesar de los constantes parones por las faltas, que no han cesado. Los vascos no han parado, tal vez como única opción de parar a un Barça, a priori, muy superior.


Justo en ese minuto, en el 30, Messi ha marcado el primer gol. Gol por no llamarlo locura. Hay que decir que nadie del Alavés ha seguido al argentino en la pared con Neymar, que se la ha devuelto en la media luna y el '10' ha hecho, literalmente, un pase a la red, golpeando el balón con una sutileza irrespetuosa, con rosca suave que se ha colado pegada al palo, a media altura.


Un gol así, normalmente, supone un punto de inflexión en el partido. No obstante, Théo Hernández se ha encargado de amansar a la fiera. Solo tres minutos más tarde, el joven lateral ha empatado el partido de falta directa, con un golpeo no menos impresionante que el que acabábamos de ver de Messi. Hernández la ha puesto a la misma escuadra, imparable. 


En el minuto 45, un contraataque de los de Luís Enrique ha terminado con un pase de la muerte de André Gomes, que ha salido por el lesionado Mascherano, jugando de lateral derecho, que ha rematado Neymar al fondo de las mallas. Era el 2-1.


Y aún habría tiempo para un gol más. En el 48, una nueva jugada imposible de Messi, caracoleando por banda derecha, ha terminado en un pase interior que ha resuelto muy bien Paco Alcácer, con un remate de delantero puro. Al descanso se llegaba con el 3-1.


Con un marcador tan favorable, la segunda mitad ha empezado mucho más calmada. El tanteo ordenado por parte de ambos equipos se ha prolongado durante los primeros veinte minutos del segundo período.


La defensa azulgrana, como toda la temporada, ha tenido su momento esperpéntico. Durante diez minutos, el Alavés ha tenido diversas ocasiones para marcar por indecisiones en la zaga, incapaces de despejar con claridad. 


La verdad es que no ha habido mucha cosa más además de algunos momentos de tensión y un par de encontronazos. El Barça es el rey de copas, y lo ha vuelto a demostrar una vez más. 



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH