El mago Comín y sus campañas publicitarias

Carmen P. Flores

Toni Comin

Los magos solían estar en los espetáculos publicos. Con el tiempo estos se fueron acomodando a las modas. Pasaron a la televisiones y su presencia en ellas ha ido disminuyendo poco a poco. Pero aún despiertan la curiosidad cuando se habla de ellos. Hay admiración, respeto y cariño. Casi nunca se conocen como llevan a cabo esos trucos de mágia que dejan al auditori con la boca abierta. Nadie duda de su profesionalidad, viven -o malviven- de ello.



Pero hay otro tipos de “magos” que se creen poseedores de algunos trucos para convencer a las personas. Son auténtios impostores que lo único que despierta es la indignación en la ciudadanía. Uno de esos idividuos, es el conseller de Salut Antoni Comín, el mago de la comunicación y de las campañas publicitarias.


La semana pasada, cuando ya estaban en pie de guerra los profesionales de Atención Primaria, con plataforma reivindicatica incluida, el sindicato de Metges de Catalunya en contra y los usuarios cansados de las esperas para ser atendidos, no se le ocurre mejor idea que realizar una campaña -previo pago de la misma- en algunos medios escritos para contar las mejoras de su Plan de Atención Primaria que nadie se lo cree. ¿ Cuánto le ha costado?, mucho dinero…. Nadie se lo ha creido, es más, uno de esos periódicos que tenía la publicidad insertada, no se escondía a la hora de explicar lo mal que estaba la Atención Primaria. Vamos, que esa campaña pagada no solo no ha servido para nada, sino que ha sido contraproducente. Contar historias que suena a Antoñita la Fantastica, es tomar al personal por idiota.


El sector sanitario está que no sabe donde meterse, le han perdido el respeto y la confianza. El ciudadano sufre en sus propia carnes las consecuencias de la pésima gestión y el protagonista de todo este desaguisado está como si el tema no fuera con él.


Pero no hay que preocuparse, porque se va a TV3 u otro medio amigo y habla de lo humano y lo divino. Promete que esto se está arreglando y aquí no ha sucedido nada. Esa estrategía carece de lógica, sentido común y responsabilidad , Comín ha perdido toda la poca credibilidad que tenías cuando se hizo cargo de la sanidad de Catalunya.


La credibilidad es un bien que cuesta mucho adquirirlo, pero muy poco en perderlo. Las campañas de publicidad son buenas si el producto que se quiere vernder es de calidad, auténtico y no tiene trampas. Todo lo contrario de lo que el ha realizado el mago de la sanidad 


Decía William Bembach que “La publicidad es basicamente persuasión , y la persuasión no es una ciencia, sino un arte”

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH