Moncloa aplaude la "rectificación" de Puigdemont pero le advierte de que no condicionará el debate

|

Carles puigdemont


La estrategia de Puigdemont de hacerse el dialogante con el Gobierno tras haber tomado el camino directo hacia el referéndum no amedrenta al Gobierno, por muchas misivas que envíe. El Gobierno ha puesto en valor este viernes la "rectificación" del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, al aceptar acudir al Congreso de los Diputados para participar en un debate sobre el referéndum, pero le ha recordado que no puede condicionar el formato ni impedir una votación parlamentaria al respecto.


El Ejecutivo ha valorado que Puigdemont haya enviado este viernes una carta a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, en la que se ofrece a ir a la Cámara lo "más pronto posible" para debatir sobre el referéndum, una iniciativa que había sido planteada desde Moncloa, que lo ve como una "rectificación" a su negativa inicial.


El Govern ha insistido en varias en ocasiones en que Puigdemont no tiene problemas en acudir al Congreso, pero no quiere repetir una votación condenada de antemano al fracaso y revivir episodios como el debate sobre el Plan Ibarretxe o la consulta del 9N.


El president, temeroso de una votación, sólo estaría dispuesto a esta votación si, antes de ir al Congreso, hubiera una negociación bilateral entre los dos gobiernos sobre el referéndum y lo que se llevara a votación fuera un eventual acuerdo, algo que parece poco probable.


En este sentido, el Gobierno reitera que Puigdemont "no puede condicionar ningún formato parlamentario" para su comparecencia, que corresponde decidir a la Cámara, "y mucho menos poner obstáculos a que el Congreso dé su opinión a través de una votación parlamentaria".


Asimismo, desde el Ejecutivo de Mariano Rajoy se recuerda al Govern catalán que este cambio de postura se produce tan solo una semana después de anunciar la fecha y la pregunta del referéndum unilateral que pretender celebrar el 1 de octubre.


"Tan errática postura nos lleva a insistir en que el señor Puigdemont debe explicar en el Parlamento la vía unilateral que ha escogido, así como el contenido de la llamada Ley de Transitoriedad en la que están trabajando, y todas y cada una de las decisiones que piensa adoptar si el Estado no se aviene a cumplir sus exigencias", recalca el Gobierno.


EL CONTENIDO DE LA MISIVA


El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, insiste en su carta que le "parece importante que todos los diputados del Congreso puedan escuchar, en tanto que máximo responsable institucional de Catalunya, las razones por las cuales hemos llegado hasta aquí".


En la misiva dirigida a la presidenta del Congreso, Puigdemont le recuerda que ya ha convocado el referéndum para el 1 de octubre y pese al rechazo del Estado, y ha concluido: "Estoy convencido de que un debate de esta trascendencia es necesario y se ajusta a lo que los ciudadanos esperan de sus instituciones de representación".


El presidente catalán responde así a la oferta que le lanzó el Gobierno central de ir a la Cámara Baja a explicar su proyecto, aunque en ningún momento alude a que su propuesta deba ser votada como sí se hizo con el Estatut o la consulta del 9N.


Aspiraciones legítimas y mayoritarias siempre han sido rechazadas, recortadas o incumplidas, ya sea en la Cámara que usted preside o en el seno del Gobierno. No parece razonable volver a formular propuestas que están destinadas a correr la misma suerte", resume.



Cartapuigdemontpastor


En la carta, el presidente catalán recuerda que ha tendido la mano al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para negociar la consulta, para lo que le envió una carta recientemente que "obtuvo el rechazado como respuesta".


Puigdemont también aprovecha la misiva para recordar la pregunta del referéndum para el 1-O: '¿Quiere que Catalunya sea un Estado independiente en forma de república?', y finaliza su palabras enviando un cordial saludo a la presidenta Pastor.


LA RESPUESTA DE ANA PASTOR


Por su parte, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, analizará en próximos días la carta enviada por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, pidiendo presentar al Congreso su propuesta de realizar un referéndum de autodeterminación en Catalunya el próximo día 1 de octubre.


Pastor no quiere caer en los juegos de Puigdemont y decidirá en su momento una respuesta. Además, fuentes parlamentarias subrayan que la Cámara Baja ya va a celebrar un debate sobre el referéndum la próxima semana y recuerdan que la costumbre es que las intervenciones de representantes autonómicos en el hemiciclo estén condicionadas a la presentación de iniciativas legislativas que se votan.


A primera hora de la tarde de este viernes, la misiva no había llegado aún al Congreso y, según indicaron fuentes de la Presidencia de la Cámara, Ana Pastor analizará su contenido y estudiará la respuesta ya a partir del lunes.


EL REFERÉNDUM ENTRA EN EL CONGRESO


Pero la presidenta del Congreso, Ana Pastor, no piensa ceder a la agenda del president de la Generalitat. Por eso, fuentes parlamentarias recuerdan que precisamente la próxima semana ya hay un debate sobre el referéndum catalán, pues el Pleno del Congreso discutirá y votará una moción del PDeCAT que insta al Gobierno a pactar con la Generalitat la celebración de un "referéndum de autodeterminación" en Catalunya, incluyendo en esa negociación la fecha, la pregunta y las condiciones de aplicación del resultado. 


Esta petición realizada por Jordi Xuclà el pasado 17 de mayo a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se ha quedado algo desfasada en tanto que Puigdemont ya ha anunciado la fecha de la consulta. Es por ello por lo que no se descarta que el PDeCAT presente una autoenmienda para actualizar su moción, para la que buscan el respaldo no sólo de las fuerzas independentistas, sino de aquellas que apoyan la celebración de la consulta.


Y la moción del PDeCAT no será la única ocasión en la que se hablará sobre el referéndum catalán la próxima semana en el Congreso. ERC, por boca de su diputado Gabriel Rufián, va a preguntar el miércoles en el Pleno de control a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, si tiene algo "pensado" ante el anunciado referéndum catalán del 1 de octubre.


El Reglamento del Congreso, según estas fuentes, no prohíbe expresamente la intervención de representantes autonómicos en sesión plenaria, pero a lo largo de las últimas décadas sólo hay precedentes vinculados a la presentación y votación de iniciativas legislativas.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH