El Plan de Fosas se pone en marcha y permite la exhumación de 17 combatientes de la Guerra Civil

|

Fosacomunlleidaguerracivilmemoriahistorica


El conseller de Asuntos y Relaciones Institucionales y Exteriores y Transparencia del Govern, Raül Romeva, ha visitado este miércoles la primera fosa común del Pla de fosses 2017-2018 en Figuerola d'Orcau (Lleida) en la que han encontrado restos óseos de 17 personas y elementos de indumentaria militar: "Las primeras evidencias ponen de manifiesto que se trata de soldados" de ambos bandos de la Guerra Civil.


En rueda de prensa, Romeva ha destacado que el plan es una oportunidad que permite reparar la memoria histórica que no se comenzó hace 80 años al finalizar la guerra ni hace 40 al comenzar a democracia, y aunque llega tarde, hay que llevarlo a cabo: "Tiene una clara vocación de desenterrar una parte de la historia que algunos han querido dejar bajo la tierra y bajo el olvido".


"Por eso nos hemos obsesionado con ordenar la memoria, que es la última forma de tener la mirada limpia a un futuro que queremos construir sobre los pilares de la democracia y la justicia", ha sentenciado el conseller, que ha destacado el empeño de las familias y de las entidades memorialistas ante el silencio obstruccionista de la Administración.


En 1938 la línea del frente de guerra se situó en Figuerola d'Orcau, donde el ejército franquista avanzó para hacerse con el control de las centrales hidroeléctricas y para aislar a Catalunya del resto de territorio republicano.


Las tropas rebeldes ocuparon la Vall d'Aran y la ribera occidental de los ríos Noguera Pallaresa, Segre y Ebro que se establecieron como líneas del frente entre los meses de abril y diciembre de 1938.


Figuerola d'Orcau fue tomada por el bando Nacional el 9 de abril de 1938, en concreto por la 63 división del cuerpo de ejército de Navarra y el enfrentamiento más remarcable de la zona tuvo lugar entre el 22 y el 31 de mayo cuando, según documentó el teniente del ejercito franquista José Maria Gárate, hubo 11.000 bajas republicanas y 3.500 franquistas.


Los restos óseos encontrados en la fosa abierta de Figuerola d'Orcau corresponden a miembros de ambos bandos, principalmente de la 63, 150 y 152 división del ejército franquista, muertos en los combates de abril y mayo de 1938, una hipótesis que todavía tiene que ser corroborada a partir de los trabajos arqueológicos y antropológicos.


La fosa se encuentra en el exterior del cementerio del municipio, al lado del muro de la necrópolis y fue localizada por medio de una prospección geofísica con georadar en un área de 200 metros cuadrados que detectó dos zonas con alteraciones compatibles con anomalías en los estratos del subsuelo delimitadas en una superficie de 97,7 metros cuadrados.


El 12 y el 13 de junio se realizó la excavación y, mediante metodología antropológica y arqueológica, se han identificado restos de 17 individuos "perfectamente alineados", con la cabeza hacia el sur y los pies hacia el norte, puestos boca arriba y boca abajo, con material de indumentaria militar como botas y botones reglamentarios y otros objetos como un casco, un peine, cartucheras, hebillas, un tintero y una mina de lápiz, aunque no hay elementos que permitan determinar su identidad.


EL PLAN DE FOSAS: 800.000 EUROS Y 503 TUMBAS GEOLOCALIZADAS


El Pla de fosses 2017-2018, ampliable a dos años más de ejecución, cuenta con un presupuesto de 800.000 euros y tiene 503 tumbas geolocalizadas en el Alt Pirineu i Aran, en Camp de Tarragona, la Catalunya Central, Girona, Lleida y Terres de l'Ebre; 235 están confirmadas y 268 son probables.



Desde 1999 se han hecho 18 actuaciones en fosas correspondientes a 57 personas, de las que se han identificado siete, y 66 actuaciones de recogida de huesos encontradas en superficies correspondientes a un mínimo de 164 personas.


El actual programa ha identificado a 30 personas entre los restos óseos sin enterrar y, al margen de los 17 exhumados en Figuerola d'Orcau, en enero se exhumó un cuerpo en el cementerio de Tremp (Lleida) a petición de los familiares que, pese a hacerlo el Govern, no está dentro del Pla de fosses.


El plan prevé 40 actuaciones para 2017 entre recogidas óseas en la superficie y excavación arqueológica de fosas, y, como en el caso de Figuerola d'Orcau, los datos genéticos extraídos de los restos hallados se cruzarán con los que salen del plan de identificación genética que la Conselleria impulsó en septiembre junto con otros departamentos, como Salud y Justicia.


Las actuaciones del plan comenzaron en marzo, siguiendo unos criterios de actuación que priorizan las solicitudes existentes y pendientes de atención recibidas de los familiares, de los ayuntamientos y de las entidades memorialistas.


El segundo criterio es el estado de los restos según su situación y tipo: se prioriza --por este orden-- recoger huesos en la superficie; las fosas confirmadas y documentadas en cementerios; las que estén delimitadas dentro de una necrópolis con solicitud explícita de intervención; las fosas probables fuera del cementerio, y las "fosas dignificadas dentro del cementerio".


El siguiente criterio es el nivel de documentación y confirmación de existencia de fosas o restos, que se hará con el análisis de la documentación, antecedentes y fuentes que determinan la situación exacta de los restos.


Por último, se tiene en cuenta la distribución territorial "eficiente" procurando cubrir el máximo de zonas con fosas registradas, especialmente las que concentran más fosas.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH