El arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, nombrado cardenal por el Papa

|

Joan Josep Omella


El arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, ha sido creado cardenal por el Papa Francisco durante el consistorio público que ha celebrado este miércoles 28 de junio en la Basílica de San Pedro del Vaticano en presencia de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.


Durante la ceremonia en el Vaticano, Omella ha recibido de manos del Papa la birreta cardenalicia de color rojo en memoria de la sangre de los mártires que dieron la vida para defender su fe, y el anillo, símbolo de su nuevo compromiso universal con la Iglesia católica.


Antes de comenzar la ceremonia oficial, Omella ha pronunciado un discurso en nombre de los nuevos cardenales, en el que ha agradecido al Pontífice su designación: "Queremos ser bálsamo y camino de reconciliación".


De este modo, ha expresado que no quieren "ser una Iglesia autorreferencial" sino "una Iglesia que peregrina en las calles del mundo en busca de todos, metiendo en su corazón el bálsamo de la felicidad y de la paz, secándoles las lágrimas y aumentando su esperanza".



El Papa también nombró a dos nuevos obispos auxiliares para Omella, Sergi Gordo (50 años) y Antoni Vadell (45 años), que son los obispos 120 y 121 en la historia de la archidiócesis y a partir de ahora ayudarán en sus tareas al nuevo cardenal.



Los otros nuevos cardenales serán el arzobispo de Bamako, en Mali, Jean Zerbo; el obispo de Estocolmo, Anders Arborelius; el vicario apostólico de Pakse, en Laos, Louis-Marie Ling Mangkhanekhoun, y el obispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chavez.


Todos ellos son menores de 80 años y por lo tanto tendrán consideración de electores en caso de que se celebre un cónclave en los próximos años.


El jueves está previsto que los nuevos arzobispos metropolitanos concelebren con una misa que servirá para la bendición de los Palios y que está prevista que comience a las 09.30 horas.


"TEMOR Y TEMBLOR"


En rueda de prensa el martes, el futuro purpurado confesó que se quedó sorprendido y con "cierto temor y temblor" ante su nombramiento. "No sabía qué hacer, ni qué decir", ha subrayado, al tiempo que ha recalcado que nunca esperó algo así ni soñó con ser obispo "y mucho menos cardenal".


Así, ha afirmado que su gran deseo cuando entró al seminario fue ser o misionero en África o cura de pueblo: "Estuve de misionero un año en Zaire y como cura de pueblo estuve 20 años hasta que me llamó el obispo para ser vicario episcopal y ahí empezó todo hasta que acabé de obispo. Pero ni lo pedí, ni lo busqué, ni lo imaginé nunca", ha relatado.


BIOGRAFÍA 


Juan José Omella nació en la localidad de Cretas, provincia de Teruel y archidiócesis de Zaragoza, el 21 de abril de 1946, y estudió en el Seminario de Zaragoza y en Centros de Formación de los Padres Blancos en Lovaina y Jersualén.


El 20 de septiembre de 1970 recibía la ordenación sacerdotal. En su ministerio sacerdotal, trabajó como Coadjutor y como Párroco y entre 1990 y 1996 como Vicario Episcopal en la diócesis de Zaragoza. Durante un año fue misionero en Zaire.


El 15 de julio de 1996 fue nombrado Obispo auxiliar de Zaragoza, fue ordenado Obispo el 22 de septiembre de ese mismo año, y el 27 de octubre de 1999 fue nombrado Obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, de la que tomó posesión el 12 de diciembre de 1999.


Entre el 24 de agosto de 2001 y el 19 de diciembre de 2003 fue Administrador Apostólico de Huesca y entre el 19 de octubre de 2001 y el 19 de diciembre de 2003, también Administrador Apostólico de Jaca.


El día 8 de abril de 2004 es nombrado Obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, de la que tomó posesión de la diócesis el 29 de mayo del mismo año.


El 6 de noviembre de 2015 se hizo público su nombramiento como Arzobispo de Barcelona, sede de la que tomó posesión el 26 de diciembre del mismo año.


Omella se convertirá en el octavo cardenal que ha tenido la archidiócesis de Barcelona, y el Papa también nombró a dos nuevos obispos auxiliares para Omella, los 'jóvenes' Sergi Gordo (50 años) y Antoni Vadell (45 años), que serán los obispos 120 y 121 en la historia de la archidiócesis y a partir de ahora ayudarán en sus tareas al nuevo cardenal.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH