El conseller Comín aprovecha su cargo para hacer campaña a favor de la independencia

Carmen P. Flores

Toni Comin El conseller Toni Comín en una imagen de archivo


ERC hace ya tiempo que inició su particular campaña electoral. Ahora, ha puesto el pie en el acelerador para lavar la cara de la pésima gestión que ha realizado en la sanidad catalana, competencia de los republicanos, al frente de la cual sigue estando Toni Comín, el reconvertido al independentismo por amor al cargo.


Aprovechando la buena gestión de los sanitarios con los heridos de los atentados del 17 de agosto, el desacreditado conseller no pierde ocasión para apuntarse el tanto del buen trabajo de los profesionales. "La respuesta del servicio sanitario ha sido impresionante, ha significado un refugio para todos delante del sentimiento de fragilidad que tenemos", ha sentenciado el filósofo.


El demócrata Comín, muy leal con sus principios y convicciones políticas que ha ido "evolucionando" a medida de sus intereses profesionales y personales, como no quiere perder su ocupación actual, ya no esconde su pertenencia a ERC -¿con carnet?- y lanza consignas que le suenan bien a su jefe, el aspirante a presidente de la Generalitat, Oriol Junqueras.


Comín, acompañado de la regidora de ERC en el ayuntamiento de Barcelona, Montse Benedí, ha empezado ya su bolos "campañeros" aprovechándose del buen trabajo de los profesionales sanitarios en los atentados del 17A. Lo ha hecho en el Hospital Clinic de Barcelona.


Lo hace para explicar a los profesionales sanitarios las bondades de la independencia. "Necesitamos la plena soberanía para llegar a ser un referente mundial en materia de salud", pero no se ha detenido ahí, si no que estaba tan animado ante el auditorio cautivo, que no ha dudado en seguir añadiendo más sandeces como: "La independencia no es una finalidad, es un instrumento al servicio de la libertad del país y sus gentes. No hay libertad sin derechos sociales, entre ellos, un derecho tan importante como el derecho a la salud".


Comín, en esa carrera por mantenerse en el sillón, no tiene en cuenta a las gentes que no piensan como él, que las libertades y la democracia existen gracias a unas generaciones que se han partido la cara e incluso han dado sus vidas. Muchos de ellos sin apellidos ilustres y lo han conseguido. Otros en cambio, viven del momio de ser el hijo de… Venir ahora hablando de libertad me parece un insulto a los que dieron su vida y lucharon por ella. Todo no vale, conseller.


En tan poco tiempo que lleva en su cargo, nadie ha sido capaz de generar más conflictos que él. Nunca se habían producido tantos descontentos en el sector como ahora.


El derecho a la salud no lo da la independencia, si no la buena gestión del conseller. Esperar quince días para la visita al médico de cabecera o los largos meses de espera  para pruebas diagnósticas, no es un problema de libertades, ni de independencia, es un problema de prioridades de un buen conseller y de su gobierno.


Lo que es vergonzoso del acto electoral del conseller Comín es que aproveche su cargo institucional para hacer campaña por el referéndum y la República Catalana y que lo haga en un hospital que es público. ¿Dónde está la honestidad? ¿Esa es la nueva política de los gobernantes de la supuesta República?


Decía Platón que "la honestidad es, para la mayoría, menos rentable que la falta de honestidad".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH