Barcelona ya cataloga los objetos, mensajes y velas de los memoriales de la Rambla

|

Catalogacion objetos ramblas

El objetivo es "construir una topografía del dolor" tras los atentados de Barcelona.


El Museu d'Història de Barcelona (Muhba) y el Arxiu Municipal de Barcelona han empezado la fase de inventario y catalogación de los objetos y documentos recogidos en los altares que se instalaron en La Rambla tras el atentado del 17 de agosto, y el Ayuntamiento prevé diseñar una vela conmemorativa que use la cera reciclada de las recogidas en la vía.


El material se recogió de 149 puntos distribuidos desde el inicio de La Rambla hasta el mosaico de Miró, y se guardó en 155 cajas de objetos -que gestiona el Muhba- y 27 de documentos -que trabaja el archivo municipal-, que contienen alrededor de 5.000 objetos y otros 5.000 documentos, han explicado técnicos de ambas instituciones este miércoles en rueda de prensa.


El director del Muhba, Joan Roca, ha destacado que el objetivo es "construir una topografía del dolor" y de la respuesta ciudadana al atentado, una memoria integral que se debe entender como un conjunto y no fijando la atención por separado en documentos u objetos concretos, entre los que predominan los peluches.


Después de la catalogación, se estudiará qué objetos y documentos se conservarán físicamente para preservar una muestra que sea lo más representativa posible, y todos y cada uno de ellos se digitalizarán para que pueda tener acceso la ciudadanía, algo que podría estar disponible en fechas cercanas al aniversario del atentado, ha dicho el jefe de Colecciones del Muhba, Josep Bracons.


Ha resaltado que la fecha dependerá de lo que vayan encontrando en las cajas por abrir y ha garantizado que se preservará la memoria de todos los objetos aunque no se conserven físicamente, porque sería "inasumible preservar toda la colección" de objetos, diversos de los cuales ya presentan problemas para su conservación.


Los objetos -que incluyen, además de peluches, juguetes, camisas, banderas y objetos personales- están identificados según el punto del que proceden, y se fotografiarán y se etiquetarán con un código de referencia e información de detalles relevantes, tras lo que se catalogarán según su estado de conservación y analizando cuáles requieren tratamientos de conservación adicionales.


La responsable de Conservación del Muhba, Lídia Font, ha destacado que separan los objetos dañados y después tomarán decisiones de cuáles se preservan, y ha señalado que tratarán de conservar algunos manchados de cera y parcialmente quemados en este estado porque son "rastros de un objeto que ha estado ahí".


El Arxiu Contemporani de Barcelona se encarga de los documentos, que sufren en su mayoría patologías por haber estado en el exterior -como humedad, hongos y suciedad- y por las velas, por lo que primero se tratarán para conservar el máximo, y después se digitalizarán, tarea que podría empezar a principios de 2018, ha explicado la directora del archivo contemporáneo, Montserrat Beltran.


'TINC POR AL FANATISME'


El conservador del Arxiu Municipal Zoel Fornier ha detallado a preguntas de los medios que los mensajes más repetidos son 'No tinc por' --'No tengo miedo'- y 'Tinc por al fanatisme' -'Tengo miedo al fanatismo'-, y ha explicado que la mayoría de documentos son poemas o textos que expresan dolor y aversión por los hechos, aunque por el momento se han centrado en conservar los soportes y no en analizar los mensajes.


El único espacio memorial que dejó el Ayuntamiento en La Rambla tras retirar el resto el 28 de agosto, ubicado al inicio de la vía junto a plaza Catalunya, se cerrará coincidiendo con el inicio de la fiesta mayor de la ciudad, La Mercè, el 21 de setiembre, y las ofrendas depositadas se trasladarán también a los archivos para tener el mismo tratamiento.


VELAS CON FINES SOCIALES


Una entidad se encargará de coordinar el uso de la parafita de las velas recogidas -que sumaron más de 30.000 litros-, y después la manipulará La Llavor, que acoge a personas sin hogar y a familiares de enfermos del Hospital Vall d'Hebron de fuera de Barcelona, y también colaborarán mujeres de prisiones.


El Ayuntamiento plantea diseñar un modelo de vela de conmemoración y venderla explicando que serán 100% recicladas de La Rambla, y que el dinero recogido servirá para ofrecer empleo a estas mujeres de cárceles y personas sin hogar: "La cera no va a desaparecer", ha garantizado Roca.


Ha destacado que Barcelona ha estado en contacto con otras ciudades que han sufrido atentados, como París y Manchester, sobre la conservación de homenajes a las víctimas, y ha resaltado que "la idea es construir una relación técnica" sobre cómo se vive el duelo en diferentes ciudades de Europa.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH