Alcaldes buenos y alcaldes malos

Manuel Fernando González

CarlesPuigdemont 7

Carles Puigdemont con Vicent Sanchis, director de TV3.


Carles Puigdemont dixit: "los alcaldes no lo merecen, es una barbaridad". Naturalmente, el President de la Generalitat secesionista habla del toque legal de la Fiscalía a los suyos, a los que quieren poner urnas en un referendum ilegal. Para entendernos: de los alcaldes buenos.


Respecto de los otros, los alcaldes malos, como la alcaldesa Núria Marín, no dice nada. A esos, ni agua. Más bien alardea de que hay que criticarlos, acosarlos y, sobre todo, armarles un buen pollo en su municipio para que se "acojonen" y dejen hacer.


En todo este sinsentido en el que nos movemos, a los ciudadanos ahora nos mandan cartas, e incluso a algunos, como al firmante de este artículo, les llaman hasta los Mossos. Eso sí, desde un teléfono de esos que pone privado, que solo la compañía telefónica sabe quién es.


Hay que hacer país, aunque solo sea contando con la mitad de los ciudadanos. Hay que reírse de las leyes del Estado y sobre todo, tomarle el pelo a los jueces, por ejemplo al Magistrado Ramírez Sunyer que ha cerrado la web de propaganda ilegal del referéndum. Y encima -'si no quieres caldo toma dos tazas' que decimos los gallegos- anunciar otra nueva fuera del territorio, como hizo el amigo de Mas, el dueño de Grifols, que se llevó la parte fiscal de la empresa a Irlanda para que sus amigos independentistas del PDeCAT no recibieran ni un euro de sus impuestos. En fin, qué les voy a contar de tanto patriota que no tiene bolsillos, sino bolsas de pan en el lateral de sus pantalones para llenarlas siempre con la pasta que cobran con producciones televisivas, contratos oficiales o incluso embajadas para hermanas sin pedigrí futbolístico.


Hoy comparece Germá Gordó, el cerebro gris de la financiación de Convergencia, ya saben, el del presunto 3%. Un clásico de la casta catalana independentista. Lo hace como imputado. Veremos si acaba en Soto del Real con sus amigos del Módulo Barça o, si por el contrario, sigue paseando su palmito por el Parlament con la prepotencia que le es propia. Casado con una jueza, tiene medios más que suficientes para estar jurídicamente bien asesorado y salir indemne. La CUP lo tiene en su punto de observación, aunque hasta ahora con poco o nada lo ha incordiado. La omertá del dinero funciona en Catalunya no solo entre las familias adineradas sino incluso entre los antisistemas. Veremos qué pasa.


Nosotros, los malos catalanes, a la nuestra: seguir aguantando carros y carretas como ya hacen, ¡bienvenidos al club!, los alcaldes socialistas que han decidido plantar cara a unos dirigentes políticos que están fuera de la ley y quieren asustarnos utilizando todos los medios a su alcance y encima, presumiendo de demócratas y de que no les dejamos hacer. ¡Hay que tener morro!


Un otrosí: ¡Rajoy espabila que, por si todavía no te has enterado, eres el Presidente del Gobierno del reino de España!

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH