El artista Kader Attia, Premio Joan Miró: "Sin diálogo no evolucionaremos"

|

Kader Attia Premio Joan Miro

Kader Attia acompañado de Rosa Maria Malet y Elisa Durán



El artista franco-argelino Kader Attia ha convertido en el ganador del Premio Joan Miró 2017 por sus trabajos artísticos dedicados a la huella del colonialismo y elaboración del concepto de 'reparación', han anunciado la directora de la Fundación Miró, Rosa Maria Malet, y la directora adjunta de la Fundación Bancaria la Caixa, Elisa Durán.


"Sin diálogo no evolucionaremos", subrayó el artista multicultural preguntado por la situación política que vive Cataluña, y enfatizó el poder del diálogo y su capacidad de unir personas de diferente signo y de ideologías políticas muy diferentes.


"Veo el diálogo como la única posibilidad de vivir juntos", ha remarcado, y ha defendido dialogar sobre la vida a partir de una obra de arte, que ve como la bisagra de una puerta que une naturalezas diferentes.


Se trata de la sexta edición de una de las distinciones de arte contemporáneo más prestigiosas y mejor dotadas, con 70.000 euros --sufragados por La Caixa - y la producción de una exposición monográfica en la sede de la fundación durante el 2018 .


En su parlamento, ha reivindicado la "reapropiación del campo de la emoción", tan presente en la opinión pública en los años 60 en Francia, cuando la intelectualidad representada por Michel Foucault, Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir, entre otros, se implicó en el debate sobre la pérdida de las colonias del estado.


Attia (Dugny, 1970), que vive a caballo entre Berlín y Argel y lo hizo en Barcelona en el pasado, lamenta un "abandono de la emoción", que comenzó en los años 80 y 90, y ha subrayado el papel del arte de crear catarsis y de unir colectivos.


"VIVIMOS EN UN CEMENTERIO"


"Vivimos en un mundo lleno de calles con nombres de personas muertas: es como vivir en un cementerio", observó el artista, que ha hablado también de una negación del pasado y del poder poético del arte y su capacidad de tocar un ser humano.


"Estoy convencido de la razón y la fe que tengo depositada en la emoción y en la poesía", remarcó el artista, la multiculturalidad se ha convertido en el fundamento de su práctica artística.


HEGEMONÍA CULTURAL OCCIDENTAL


Desde un enfoque poético y simbólico, Attia examina las amplias repercusiones de la hegemonía cultural occidental y el colonialismo sobre culturas no occidentales y la vuelta de este impacto sobre Occidente mismo.


El objetivo de su trabajo es "contribuir a reparar las lesiones sociales que son centenarios y planetarias", y más allá de la restitución financiera o las medidas políticas, el artista observa y aborda en su obra las otras heridas persistentes del conflicto: secuelas psíquicas, históricas, lingüísticas, personales o generacionales.


REPARACIÓN, MÁS ALLÁ DEL CONTROL


Según el artista, "se podría considerar que cuando algo se rompe sólo hay que volver a colocar las piezas, pero la reparación no está relacionada únicamente con el control".


Attia cursó estudios de Filosofía y Bellas Artes en París, en la Escuela Massana de Barcelona, y su obra se ha expuesto en el MoMA, el Centro Pompidou, el Guggenheim de Nueva York, la Tate Modern, fue Premio Marcel Duchamp 2016, y ha participado en la 57 Bienal de Arte de Venecia.


El palmarés se entrega cada dos años, y en anteriores ediciones ha distinguido artistas como Roni Horn, Olafur Eliasson, Pipilotti Rist, Mono Hatoum y Ignasi Aballí; el jurado está compuesto por Ninfa Obispo, Iwona Blazwick, Rosa Maria Malet, Alfred Pacquement y Magnus af Petersens.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH