Puigdemont, el presidente de TV3

Carmen P. Flores


Puigdemont bruselas mensaje


Escuchando a la alcaldesa Ada Colau y al que encabezará la lista de su partido en las elecciones del 21D, Xavier Domenech alucino en colores, como dicen los modernos. Lo mismo que la dimisión del alcalde de Terrasa, Jordi Ballart que deja la alcaldía y su militancia del PSC. Esta decisión tiene que ver con las presiones a las que está sometido tanto como alcalde como mandamás de los socialistas en su municipio. No aguanta las dificultades y las situaciones tensas porque es muy débil y no sabe cómo afrontarlas pese a ser el culpable de las mismas. Así de claro, lo demás son excusas de mal pagador ¿lo veremos en otro partido o coalición?, es posible.


Lo decía en mi anterior artículo, la huida de Puigdemont a Bruselas, como han reconocido algunos de los abogados de los exconseller no les iba a beneficiar los más mínimo a sus compañeros de Govern. Así ha sido y todos ellos se encuentran en la cárcel por riesgo de fuga. ¿Quien tiene la culpa?, parece que todo el mundo, menos los causantes de este monumental lio en los que han metido a Catalunya.


Desde su jaula de oro, Puigdemont ha utilizado, una vez más, TV3 para dirigirse a los ciudadanos de Catalunya, a los que ha traicionado y dividido. Lo hace para denunciar, como siempre hace, la falta de democracia, de libertades y reafirmar que él ha cumplido el mandato democrático del Parlamento de Catalunya, El que se ha saltado las leyes, que ha dinamitado la democracia, ahora apela a la legalidad y a la legitimidad. Esto es realmente indignante. Pero hay muchas personas que con toda esta situación le ha entrado el Síndrome de Estocolmo. ¿Presidente legitimo?. ¿Qué legitimidad tiene si no respeta las leyes a las que el tanto apela?..¿Qué Catalunya quiere? , la de tierra quemada, ¿como la está dejando? .¿ A quién quiere engañar?.


Domenech, Colau y compañía hablan de presos políticos. No engañen, lo que hay son políticos presos por su actuaciones irresponsables e ilegales.


Hoy es un día triste por los acontecimientos en los que nos hallamos y los que están por venir. Que no pintan nada bien.  No me gusta la cárcel para nadie, pero tampoco me gustan los gobernantes irresponsables que no piensan en toda la ciudadanía y las consecuencias de sus actos.


Los llamamiento a la huelga general, las manifestaciones, caceroladas y otras acciones, solo ayudan a espantar a las empresas, que ya van por 2.000, las que han sacado sus sedes sociales de Catalunya y que ahuyenta a los inversores y a los turistas de este país que siempre ha sido modélico.


Aunque traten de disimularlo, esta situación les viene muy bien a las fuerzas independentistas porque su campaña electoral la tienen ya hecha. Los resultados de las votaciones del 21D están por ver. Es mucho lo que está en juego.


Lo que tiene gracia es que los que respetan las leyes se vean ahora como los verdugos, los malos de la situación, mientras que los actores principales de esta película de terror, ahora resultan que son los buenos. Lo malo de esta desagradable situación, lo que lo quieran ver o no, es la ciudadanía que va a sufrir las consecuencias. Dios quiera que no sea así, como diría Junqueras.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH