Juez bueno, Jueza mala

Manuel Fernando González

Tribunal supremo y audiencia nacional



Ya saben Vds. lo de "poli bueno, poli malo" como técnica policial para hacer que los delincuentes acaben "cantando". Lo hemos visto en muchas películas, y las comisarias están repletas de interrogatorios siguiendo una táctica tan vieja como el timo de la estampita. Y por lo que se ve ha vuelto a funcionar vía Supremo, con un Juez comprensivo que deja en libertad con fianza a la mesa del Parlament de Catalunya y una Audiencia Nacional con una Jueza entre comillas “mala” que mantiene en prisión a "los Jordis" y también a la mayor parte del destituido Govern de la Generalitat. Nada nuevo bajo el sol.


Si Vds. han seguido esta sección habrán leído hace pocos dias que este periodista les contaba que "solo" Forcadell pisaría la carcel. Así ha sido. Pero, aunque hoy algunos salten de alegría, lo cierto es que la apasionada líder de la ANC lo hace con un panorama procesal muy complicado que, a medida que se vaya desarrollando, servirá para que los políticos secesionistas perciban el rigor con que la ley trata a los sediciosos en un Estado de Derecho.


Bueno es, si alcanza su objetivo, que estas puestas en libertad permitan que las elecciones catalanas "arreglen" en parte el enfrentamiento social en el que estamos inmersos en Catalunya.


Será como ir viviendo el día a día a remolque de los acontecimientos que deben llevarnos sí o sí al "éxito parcial" de que los que provocaron "el estallido" se convenzan de que por las malas "existen" juezas como la Señora Lamela que están dispuestas a aplicar la ley con todo la crudeza que le permite el Código Penal si se pasan de frenada autonomista y conducen a su pueblo al choque frontal del independentismo unilateral.


Pero no padezcan Vds., cuando llegue la hora de juzgar y sentenciar, el segundo pacto del capó -del que también les escribí hace unas semanas en pleno golpe de estado- volverá a funcionar si el gobierno del Estado no enferma de éxito y asume aquello de que "es mejor un mal acuerdo que un buen pleito".


¿Volveremos a ver a la derecha española y a la catalana abrazadas de nuevo en el Majestic?


No del todo. Mas bien podría ser en el Palace de Madrid, porque hasta allí tendrá que viajar esta vez la parte catalana, aunque solo sea para hacer perdonar el desvarío cometido, como ya hicieron con Franco aquellos que, aterrorizados por la CNT y por perder una guerra contra el fascismo, supieron adaptarse al régimen franquista y sobre todo a ganar dinero a espuertas. No estamos en aquella época, pero el color del dinero siempre une a los que más tienen y margina indefectiblemente a los trabajadores.


Mi abuela me enseñó a no hacer leña del árbol caído y además la ley dice que un acusado tiene derecho a mentir para evitar ir a la cárcel. Por ello, no haré sangre con "los reconocimientos de la legalidad" de los que han sido puestos en libertad por el Juez Llanera. No me creo, en absoluto, un sincero reconocimiento de los acusados de la realidad Constitucional del Estado Español.


Solo espero que hayan aprendido la lección y que dejen de ser activistas además de políticos. O se es una cosa o se es otra. Y sobre todo que aprendan a jugar con las mismas reglas del juego, que todos los que no pensamos como ellos las cumplimos; al menos, hasta que acordemos conjuntamente cambiar esas reglas.


No les perdono que a los que son como yo nos hayan llamado "unionistas" o "fachas". Aunque creo que podré superarlo si están dispuestos a pelear por una reconciliación social sincera e inmediata.


¿Juez bueno, Jueza mala? ¿Supremo bueno, Audiencia Nacional mala?. ¡En absoluto!Ya me lo contarán tras las elecciones catalanas y tengamos un nuevo Govern en la Generalitat.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH