Educación y espontaneidad

Miquel Escudero

Violencia machista 1


Hace ya veinticinco años que Julián Marías escribió 'La educación sentimental', un libro que contiene ideas para mejorar nuestro modo de estar en la vida. Una de ellas es entender que el cultivo e incremento de la espontaneidad debe ser objetivo predilecto de la educación.


¿Qué significa esto? Promover en un ser humano la espontaneidad supone reconocer su valor, hasta el del más mínimo ser. Sin excluir las rarezas que se lleguen a tener con respecto al patrón vigente. Huyamos de las versiones rígidas de la normalidad. En cualquier caso, es obvio que el gran freno para transmitir saberes y comunicar emociones es la pobreza del lenguaje, una descapitalización que no se considera lo suficiente.


Sin embargo, ¿quién aspira a mejorar su educación, a quién le importa mejorar la de los demás?


El filósofo Alción advertía asimismo de las grandes posibilidades que la convivencia con los niños abre para educar a los adultos. Y subrayaba el papel del niño como fomentador de la bondad y estimulante del fondo mejor de las personas.


¿Somos conscientes de esto? Desde tal idea, ¿no es deplorable y penosa la noción de ‘niño no deseado’ y ‘no querido’? ¿No se revela en ella el síntoma de una patología social? ¿Cuáles son las cicatrices psíquicas que así se generan? ¿Cómo afrontar estas huellas?


Huellas del dolor, del silencio, de la desesperanza. Javier Urra intenta responder por partes ante esas huellas. Acaba de presentar un interesante manual, 'La huella del dolor' (Morata), con estrategias para prevenir y afrontar la violencia de género, un terrorismo afectivo.


Es esta una violencia por convicción que va en aumento. Contra lo que se suele imaginar, en Europa se llevan la palma países escandinavos, como Finlandia y Dinamarca.


En España se producen al año por esta violencia la muerte de unas sesenta mujeres, más de dos tercios de las cuales son españolas. Leo que el 80 por ciento de esas muertes se producen en el contexto de una ruptura de la pareja a instancias de la mujer, y que uno de cada tres de esos asesinos están catalogados de personas inestables que ‘hipertrofian los problemas’. 


¿Cómo pasar del amor pasión al amor ternura? ¿Cómo desactivar estereotipos sobre la condición sexual que resultan enormemente corrosivos para una vida sana? Urge educar las emociones.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH