Así, tampoco Puigdemont

Carmen P. Flores


Puigdemont

A lo largo de la historia se ha podido constatar que, detrás de un acontecimiento importante de cualquier tipo, hay un ideologo que diseña, desarrolla e implementa una estrategia mediática en la creación de la identidad que se pretende.


"Una mentira repetida mil veces se convierte en realidad", decía el maestro de la manipulación que forjó la figura de uno de los mayores asesinos de la historia reciente como era Hitler, el autor, se llamaba Goebbels, quien afirmaba que el acto de mentir debía ser analizado más allá del prisma de la moralidad para extraer de él una utilidad innegable: la de influir en la sociedad.


Algo así han debido poner en práctica los ideólogos comunicacionales en la sombra del "procés" ,expertos en comunicación, controladores del mensaje y delos medios de comunicación.  La procedencia de estos elementos "pensantes" son de ideologías autoritarias, aunque ellos se llaman demócratas. Un amigo mío les llamaría “demócratas por la pasta e independentistas de conveniencia”.


La manifestación protagonizada este jueves en la capital de la UE, ha sido un acto más de manipulación de los sentimientos de una parte que se creen el mantra de sus líderes y de otra , los estómagos agradecidos que temen perder sus privilegios porque en la calle hace muy frío. Sobre todo cuando se ha disfrutado de un estatus social y económico determinado.


Creo sinceramente que el frío de Bruselas, ha afectado gravemente a la salud mental de los cinco huidos: Puigdemont y sus cuatro escuderos. Solo hay que escuchar detenidamente sus discursos y el tono empleado en ellos, aunque estén en plena campaña electoral, denotaban un desequilibrio patológico.


Apelar a la democracia, la libertad y los derechos, es reírse de todo ello junto, máxime cuando ellos han sido los que se lo han pasado por debajo de la suela de sus zapatos. Apelar a las instituciones europeas, cuando hace pocas fechas las ponían a parir, ¿cómo se llama eso?. Decir que en España no hay democracia y se les persigue, a ellos, por sus ideas, y que en Bruselas si la hay. ¿ Entonces porque se inclinaron por los flamencos?. Esto parece una historieta de Cassen, pero sin gracia alguna.


Puigdemont concede entrevistas y declaraciones, a diario, a los medios extranjeros y por supuesto a los medios amigos catalanes, mientras que se niega en rotundo a hacerlo a los  que él califica de españoles, incluida la Sexta. ¿Eso es loque hace un demócrata?, ¿ dónde está la libertad de expresión que el tanto reclama?. ¿ La libertad y la democracia solo son para ellos, el resto, son enemigos a los que hay que "liquidar"?.


Mientras, el Colegio de Periodistas de Catalunya, solo saca notas de prensa defendiendo la libetard de expresión y de apoyo a los periodistas de los medios públicos y adictos al régimen, ¿ será porque unos cuantos miembros de la junta del colegio trabajan en ellos?.


¿Libertad de expresión para quién?, ¿ por qué no critican a  TV3 que dirige el fanático de su director, lo mismo que su colega de Catalunya Radio que se están saltando sistematicamente el código deontológico?.


Hemos podido comprobar cómo un reportero de la Sexta se esforzaba, unas cuantas veces, en intentar sacarle alguna declaración a Puigdmont, y el amigo matón que le acompaña a todas partes y dicen que le costea sus gastos en Bruselas, impedía de mala manera que se le pudiera acercar para hacer su trabajo, mientras el demócrata "exiliado" vivía la escena con una cierta complacencia, pero sin abrir el pico, porque a los medios españoles que los zurzan.


Puigdemont, por mucho que mienta, que se queje, que haya tomado la de Villadiegos para no entrar en la cárcel, su huida a Bruselas le viene como anillo al dedo para su campaña electoral y a su partido – que estaba muerto políticamente por los casos de corrupción que parece haberse olvidado - y ya va a la par en intención de voto con sus "socios del anterior gobierno ERC" , según las encuestas. 


El que más provecho está sacando de esta situación, no es Junqueras que está en la cárcel, no, es Puigdemont y el PDeCAT, aunque después del 21 D, viene el 22 y los siguientes…..


Otra cosa, una mentira que se repite mil veces, sigue siendo una mentira, por mucho que unos "sinvergüenza" la repitan hasta la saciedad.


Así tampoco Puigdemont.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH