Los frascos de Ramón y la flor de todo

Miquel Escudero

Ramu00f3n Gu00f3mez de la Serna 1928


Hoy hablaremos de un escritor extraordinariamente efusivo y original. Me refiero a Ramón Gómez de la Serna, nacido en Madrid el año 1888 y que vivió en la Argentina a partir de 1939. Escribió muchas páginas para subsistir, pero aspiraba a más. Afirmó que la mejor página no se podía escribir, "porque es la más tropezona, la que no sale, es la página de la que hay que desistir". Tenía talento, audacia, sentimiento e imaginación de veras desbordantes. Alcanzó momentos espléndidos, cada palabra iba con su premeditación.


Su objetivo era jugar con las esencias de las cosas y poder consagrarlas; mezclaba frascos con el afán de un alquimista que persigue transfiguraciones. Convertidos en hombres de más experiencia, podemos dominar mejor los conflictos privados y abortar el peor de los mundos crueles y desesperados. Así, tras la lectura de esos escritos, “volveremos más cuajados en nosotros mismos y con una sonrisa más incrédula”. Uniendo conciencia, inteligencia y bondad, para soportar “la aridez de la vida y saber sacar de esa aridez admirables recursos para su alma”. Del escepticismo cansado se lanzaba en pos de un optimismo sencillo. De este modo, salieron sus greguerías (=humorismo+metáfora): “la flor de todo, lo que queda, lo que vive, lo que surge en el descreimiento, la acidez y la corrosión, lo que lo resiste todo”.


Ramón hablaba a veces en exceso, pero miraba las cosas con la consideración y benevolencia que siempre les otorga la generosidad. Escribió una inolvidable visita personal por el Rastro, una purga ideal para el alma, para despejarla y liberarla. Ver más allá de las cosas, y formar con buen corazón asociaciones de imágenes e ideas.


"Esa mujer que se ha caído en la calle, ¿ha caído por un tropiezo o por una amargura?"; "esas lágrimas inútiles que los malvados hacen verter a los niños son las que les tornan depravados. Esa mujer que de niña ha llorado tanto, ¡lo que hará sufrir a los hombres!". La realidad personal, la última y la primera conquista del hombre vive en estos jóvenes llenos de franqueza consigo mismos. Y buscando una conexión real con sus lectores, les pide mejorar el mundo: "Leed con una preparación de amor, y así todo se resolverá o no se resolverá en el espíritu, y sólo de ahí se podrá desprender la conclusión de si es bueno o malo, y sólo entonces será acertado y magnánimo vuestro juicio".  



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH