Exposiciones y muchas horas de música para celebrar los 75 años de la Sala Apolo

|

Sala apolo barcelona

La Sala Apolo 75 años atrás. 


La Sala Apolo de Barcelona celebrará sus 75 años de historia -desde su apertura como sala de baile en junio de 1943-, con cuatro exposiciones, un libro y muchas horas de música.


El programador de la sala, Albert Guijarro, ha reivindicado que desde su nacimiento, la sala siempre se ha dedicado a lo mismo: "No es un cine ni un teatro reconvertido".


La campaña de aniversario, bautizada como 'Tot canvia, res canvia', ha tenido colaboradores cercanos a la sala a "los que no ha sido necesario explicar qué es Apolo", y esta celebración empezará con la publicación en mayo de un ensayo a cargo de la historiadora Eva Espinet.


Este ensayo recorrerá el patrimonio histórico de la sala y con la participación de unas 80 personas del mundo de la cultura y la música y publicado con el sello Comanegra, el libro también contará con la voz de los vecinos y los clientes.


La efeméride incluirá la realización de un documental a cargo de Marc Crehuet, que quizás se estrene en octubre en el marco del festival de documentales musicales In-edit.


Durante este 2018 se organizarán cuatro exposiciones: una sobre el escenario y los artistas con imágenes de fotógrafos especializados y medios de la ciudad que han cubierto la actividad de la sala, y otra exposición destinada al cartelismo de la sala y los flyers.


MUCHA MÚSICA


La sala no dejará pasar la celebración de conciertos para esta efeméride, con un cartel que desvelará más adelante, con una noche de electrónica y jornadas más hedonistas como la fiesta 'Churros y Chocolate'.


Acogerá también un ciclo de conferencias sobre el pasado y el presente del ocio, con temas como el papel de la mujer, la cultura de clubes, y la libertad de expresión incluso en época democrática.


Mayo será el mes para un gran concierto, con una maratón de 12 del mediodía a las 00 con lo más representativo de la escena barcelonesa, con más de una veintena de bandas.


Apolo también estará en la fiesta del Poble Sec, tendrá un escenario en el BAM, un ciclo de cine en la Filmoteca sobre la cultura de club programado por Joan Pons, y en diciembre clausurará con un "importante grupo internacional".


"Apolo está más vivo que nunca", ha dicho Guijarro, que ha destacado los nuevos cambios, como la Sala 2, y el futuro Espai 3, así como un nuevo parquet de madera en la sala principal para quemar pista.


Ha definido la sala como muy "barcelonesa, muy social y muy comprometida con el barrio", con más de 7.700 conciertos en estos 75 años, acogiendo a 11.000 grupos, y siendo pionero en introducir las sesiones Dj en la ciudad, con más de 5.500 Dj invitados.


Ha destacado que las instalaciones tenían un tenis y un frontón, han acogido boxeo y una bodega para los artistas de cabaret, y también han sido la sede de la Orquesta Apolo durante 50 años; además de haber celebrado el Festival Sónar y engendrar el Festival Primavera Sound.


El negocio arrancó en 1935 a manos del empresario José Vallés Rovira, que vio en la zona un "lugar maravilloso" para el ocio barcelonés, dando lugar a un parque de atracciones a cubierto, que en los años 40 derivó en sala de baile.


Ha documentado cómo marines de la sexta flota americana trajeron su música: "El rock y el jazz más caliente", ha detallado, motivando la presencia de bailarinas en la pista, mucho antes de albergar a la Gauche Divine, y convertirse en un lugar de encuentro vecinal del barrio del Raval.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH