Los Mossos conocían los planes de Puigdemont para desobedecer al Constitucional y "ocupar las calles"

|

Puigdemont voto referendum urna 1O

Puigdemont votando el 1-O.


Un documento "reservado" de los Mossos d'Esquadra, fechado el 7 de septiembre de 2017, ya preveía la desobediencia de la Generalitat y del Parlament a las resoluciones del Tribunal Constitucional, e incluso la "ocupación de las calles" si se prohibía celebrar el referéndum ilegal del 1 de octubre.


Así consta en el informe que la Policía Nacional ha entregado a la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, realizado sobre los documentos que la policía autonómica catalana iba a quemar en la incineradora de Sant Adriá del Besós el pasado mes de octubre.


En el citado informe se hace contar que, entre los documentos intervenidos de los Mossos, había un "borrador de informe" sobre el proceso soberanista, "clasificado como reservado", y con parte del texto subrayado. 


Está fechado el 7 de septiembre, justo el día que se aprobó la Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República y al día siguiente de haberse aprobado la Ley de Referéndum en el Parlament.


Esas leyes se aprobaron en dos sesiones por la vía express, con lectura única, sin posibilidad de pedir informe al Consejo de Garantías Estatutarias, con los informes en contra de los letrados del Parlament y una dura crítica de la oposición.


Los agentes de la Policía Nacional que han realizado el informe para la Audiencia Nacional han incluido esas frases subrayadas a bolígrafo. En la primera de ellas se recoge la aprobación de las citadas leyes de referéndum y transitoriedad jurídica.


Acto seguido se subraya la frase en la que se dice que el Tribunal Constitucional avisará a la Presidenta del Parlamento. "Se cree que la Mesa del Parlamento desoirá el requerimiento", prosigue el texto del informe "reservado" de los Mossos, que añade que "en las horas siguientes se debe firmar el Decreto de Convocatoria del Referéndum y la aprobación del Decreto de Normas Complementarias".


Tras esta previsión, los Mossos también contemplan la desobediencia: "Ni el Parlament ni el Govern atenderán los requerimientos del TC".


El informe "reservado" refleja lo que ocurriría en los días siguientes, adelantándose a los acontecimientos. Así, explica que "todas estas decisiones se producirán muy pocos días antes de la celebración de la Diada Nacional de Catalunya".


DIADA EN CLIMA DE INDIGNACIÓN Y CRISPACIÓN


La policía autonómica añade que "la ANC y Ómnium pedirán a la ciudadanía un esfuerzo en la movilización" y

señalan que "la Diada Nacional de Catalunya se celebrará con... normas... suspendidas cautelarmente por el TC... las movilizaciones se celebrarán en un clima de indignación y crispación superior al de otros años".


Finalmente, dejan constancia de lo que creen que va a ocurrir si hay impedimientos para celebrar el referéndum ilegal del 1 de octubre y hablan de un escenario "de ocupación permanente de las calles" que "puede producirse más adelante, si realmente el Estado español impide por la fuerza la celebración del referéndum o el comienzo de la campaña electoral el próximo día 15".


PERMISIVIDAD DE LOS MOSSOS CON EL 1-O


En otra de las cajas de documentos que iban a quemar los Mossos, la Policía Nacional encontró multitud de actas levantadas por los agentes de la policía autonómica ante los actos de campaña que se produjeron por toda Catalunya para promocionar el referéndum del 1 de octubre


En ellas queda reflejada la permisividad con la que actuó la Policía autonómica con los actos de campaña para promocionar el 1-O a pesar de estar suspendido por el TC y sus actos, prohibidos.


Algunas de estas actas corresponden al llamado dispositivo "Agora" que los Mossos habían puesto en marcha en septiembre de 2017 y que era un plan "de vigilancia y control ante una eventual amenaza yihadista", que incluía la protección de líderes políticos, sedes de partidos y lugares de la celebración de mítines y actos políticos con ocasión del 1 de octubre.


"GARANTIZAR EL NORMAL DESARROLLO DEL ACTO"


Lo que llama la atención de las citadas actas, que tenían varios campos a rellenar por los agentes, es que en el apartado de "objetivo de la actividad" se especificaba que era para "Garantizar el normal desarrollo del acto, la seguridad ciudadana y el orden público".


Así ocurrió con actos de la campaña para promocionar el 1 de octubre, que tuvieron lugar entre los días 13 al 22 de septiembre y que fueron realizados por ANC, PDeCAT, Omnium, CUP y ERC en diversas provincias catalanas. 


Ello, a pesar de que el referéndum había sido suspendido por el Tribunal Constitucional y había orden de impedir los actos que lo promovieran.


CORRECCIÓN DE ACTAS


Precisamente esta misma expresión de que el objetivo de los Mossos era "garantizar el normal desarrollo del acto" fue utilizada también en las actas que se levantaron durante la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre pasado y motivaron correcciones en algunas comisarías.


En la de Montblanc en concreto, se les recriminó a los agentes que comenzaran diciendo que se dirigieron "al lugar para garantizar el normal desarrollo del acto". "Más que nada porque lo que la Fiscalía espera de nosotros es precisamente lo contrario", rezaba la advertencia.


En la comisaría de Tortosa se corrigieron actas de los actos previos al 1 de octubre en las que se decía que el subinspector que acudió al centro de votación "no iba uniformado". "Creo que queda muy mal, ya que da la sensación de que se quiera esconder", puntualizaba la corrección.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH