​Siete mossos acusados niegan golpear con porras a tres detenidos en protestas por Can Vies

|

Juicio can vies


Siete antidisturbios de los Mossos d'Esquadra acusados de lesionar a tres detenidos durante las protestas por el desalojo del centro okupa Can Vies de Barcelona en mayo de 2014 han negado este lunes en el juicio haber usado sus porras contra ellos y solo han admitido haber usado este arma previamente al dispersar a un grupo de manifestantes.


En la primera sesión del juicio que se celebra en la Sección Segunda de la Audiencia de Barcelona, ninguno de los acusados ha admitido haber intervenido de forma directa en la detención de los tres jóvenes que sufrieron heridas, pese a que así lo recoge la minuta policial, y han asegurado que el grueso de esta actuación concreta la llevaron a cabo agentes de otro furgón.


Los siete agentes se enfrentan a una petición de condena de dos acusaciones particulares de 15 años y medio de prisión por tres delitos contra la integridad moral y tres delitos de lesiones, mientras que la Fiscalía no acusa al no ver delito.


Los hechos ocurrieron sobre las 23 horas del 28 de mayo de 2014 en la calle Roses del barrio de Sants, cuando dos furgones policiales actuaron en esa zona para dispersar y detener a un grupo de manifestantes que atacaban a antidisturbios con botellas incendiarias, adoquines y otros objetos, han relatado los mandos del dispositivo, acusados en el juicio.


En esa actuación concreta se detuvo a cuatro personas que ya fueron condenadas en otro procedimiento; una de ellas por herir de una pedrada a un agente, y tres de ellas posteriormente se querellaron por lesiones: uno tenía el tabique dislocado, otro necesitó puntos de sutura por un corte en la cabeza y el tercero tenía golpes en todo el cuerpo.


Los agentes han negado en el juicio los golpes en la cabeza y usar o haber visto cómo usaban las porras en la detención, y niegan también proferir insultos y amenazas contra los detenidos como 'os vamos a machacar', 'hijos de puta' y 'no os vais a poder escapar' o haberlos oído, y no han aclarado qué policías llevaban escudo, aunque admiten que algunos lo llevaban para protegerse del lanzamiento de objetos.


El sargento que lideraba estos dos furgones ha explicado que tenían la orden de dispersar y detener al máximo de personas causantes de los incidentes y ha relatado cómo temió por la "integridad fisica" de sus agentes y que dio la orden de detener a los cuatro manifestantes, aunque él no intervino directamente.


Ha explicado que había un detenidos en un estado muy agitado y nervioso, que se daba golpes contra el suelo y contra los coches, pero ha puntualizado que supo que padecía el síndrome de Tourette en comisaría, no durante la actuación, si bien para este tipo de personas no hay un protocolo policial de actuación específico.


Este responsable policial también ha detallado que no llevaron a los detenidos a un centro médico antes de ir a comisaría ,porque sabían que se había activado una ambulancia del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) en las dependencias policiales y porque además los vehículos sanitarios no pudieron acceder a la zona donde ellos actuaban, por los disturbios.


Disturbios can vies mossos


"CONTRADICCIÓN"


El abogado de la acusación particular Eduardo Cáliz ha valorado ante los medios que los agentes en su declaración como acusados han hecho uso de su derecho de legítima defensa, que les permite no declarar contra sí mismos e incluso a mentir, aunque ha puntualizado que han dado "versiones contradictorias" al atestado policial.


Así, ha pedido evitar "el corporativismo mal entendido" al considerar que los agentes se encubren entre ellos para no permitir aclarar quiénes causaron heridas graves a sus clientes, y ha confiado en que el tribunal valorará todas las pruebas en su conjunto.


La abogada de la otra acusación particular, Anaïs Franquesa, ha explicado que en un vídeo aportado a la causa se puede ver a una persona en el suelo en un portal y cómo un agente le golpea con la porra de arriba abajo, lo que es antirreglamentario: "Fallan los mecanismos internos del propio cuerpo para determinar la autoría", ha insistido.


El juicio en la Audiencia proseguirá el miércoles 2 de mayo con las declaraciones de los tres querellantes y seis testigos que presenciaron los hechos.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH