​El gato de Tamames

Miquel Escudero

Tamames


El entusiasta y docto Ramón Tamames ha publicado un nuevo libro: El capitalismo, un gato de siete vidas (Erasmus). Es breve y claro. Tras esbozar los hitos económicos en el período 1917-2017, plantea un modelo de desarrollo de economía mixta, y ofrece la ecuación: NM= RB+EBE+SOS (donde NM es nuevo modelo; RB, renta base con gasto público y privado; EBE, gasto del Estado que asegura la seguridad social, educación pública y gratuita, dependencia, subsidios y becas; SOS, gasto en medio ambiente, en términos de energías renovables). Hoy, señala, el Estado interviene con un gasto público como nunca antes, lo que hace posible el estado de bienestar y la sostenibilidad. Incluye también unas sucintas y esclarecedoras entradas biográficas. La Primera Guerra Mundial pudo haberse evitado, pero hizo modificar el capitalismo. Tamames destaca que Lenin plantease una Nueva Política Económica que toleraba un cierto retorno de la burguesía. Pero a su muerte se perdió su rastro, hasta que años más tarde la retomó con singular éxito la China de Deng Xiaoping.


Las luchas obreras que siguieron en Occidente a la Revolución bolchevique forjaron la reforma del capitalismo que condujo al estado de bienestar. Keynes y FD Roosevelt lo revitalizaron con el New Deal. Con el Plan Marshall, tras la Segunda Guerra Mundial, la economía europea recuperó su capacidad de crecimiento. Expansión, cooperación e integración llevarían a la economía global. Tras la caída del muro de Berlín, Yeltsin sería el matarife de la URSS, una liquidación por derribo. En Occidente, una codicia ilimitada y un clima de irresponsabilidad condujo a una continua especulación y a la Gran Recesión, que en Europa no remitió hasta las inyecciones de liquidez del Banco Central Europea y su compra de deuda pública. Capitalismos evolucionados.


Además de abordar el Brexit, el populismo y el más de un millón de refugiados que ha entrado en la UE, Tamames propone un Plan Marshall europeo para África. Yo destacaría este párrafo: “Europa tiene que desburocratizarse, lanzar nuevas ideas, desarrollar grandes proyectos, tener conciencia de que en la pugna inevitable EE. UU./China, el tercero en presencia, los europeos son los únicos que pueden trabajar seriamente para un mundo multipolar, en vez de permitir que se pretendan sustituir unas hegemonías por otras”. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH