El BCE alerta que la unión monetaria europea aún afronta "amenazas existenciales"

|

BCE


La unión monetaria europea aún tiene por delante "amenazas existenciales" relacionadas con el diseño "minimalista" del proyecto, cuyo marco necesita completarse, según ha indicado el vicepresidente del Banco Central Europeo, Vítor Constancio.


Constancio considera prioritario establecer un fondo fiscal de estabilización, así como la creación de un activo europeo libre de riesgo y asumir que el banco central no tiene excusas para no intervenir en el mercado de deuda pública en caso de crisis.


En su última intervención pública como vicepresidente de la institución, el banquero portugués ha subrayado que "el diseño inicial minimalista no hizo justicia a las amplias implicaciones del proyecto", advirtiendo de que el marco aún no está completo y "aún hay amenazas existenciales".


REDUCCIÓN DEL RIESGO EN LOS PAÍSES MÁS DEBILES


Frente a esta aproximación "minimalista", concentrada en la reducción del riesgo en los países más débiles y contraria a elementos como un fondo fiscal de estabilización, el vicepresidente del BCE ha apostado por una aproximación "maximalista" con elementos de reparto de riesgos y ciertas dosis de unión fiscal.


"Una unión monetaria eficaz y sólida requiere de instituciones nacionales y europeas que puedan garantizar un desempeño económico y financiero cohesivo, evitando desequilibrios excesivos y una persistencia significativa del riesgo de redenominación entre los estados miembros", declaró Constancio.


A este respecto, las reformas señaladas por el vicepresidente del BCE incluirían la aceptación de que el banco "no tiene excusas" para no intervenir en el mercado de deuda soberana ante una crisis aguda de liquidez, además de la creación de un mecanismo fiscal de estabilización y la introducción de un activo europeo seguro, completar la unión bancaria y mejorando la reglas para disciplinar las políticas fiscales de los países.


En concreto, Constancio apuntó que "la única buena solución" para lograr una cierta diversificación en las carteras de deuda soberana de los bancos sería introducir "un activo europeo seguro", construido sobre la base de los bonos soberanos nacionales, que serviría como referencia y posibilitando un considerable mercado europeo de deuda.


"Los beneficios de contar con un activo europeo seguro serían enormes para reforzar la resiliciencia del conjunto de la eurozona", apostilló el banquero luso.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH