La UGT de Catalunya se convierte en cantera de cargos sociales de ERC y PDeCAT

|

Alvarez ros ugt ep

Pepe Álvarez y Camil Ros (Europa Press)


La UGT de Catalunya es, actualmente, un sindicato más próximo a ERC que a su antiguo partido de referencia, el PSC. Ello supone, según desvela el periódico digital ‘El Independiente’, que el sindicato “se ha convertido en la principal puerta de entrada y salida de altos cargos de la Generalitat en las carteras sociales. Una puerta giratoria que ha girado como una turbina en los meses posteriores a la declaración de independencia y la aplicación del 155”.


El apoyo de la UGT a las tesis independentistas se suma al de CC.OO y los comunes de Ada Colau que forman parte de la plataforma creada desde el Govern de Carles Puigdemont, el Pacto Nacional por el Derecho a Decidir. Una situación que ha creado no pocas divisiones en ambas organizaciones sindicales.


Sin embargo, este acercamiento se debe a la estrategia que impulsó Pepe Álvarez, secretario general de la UGT, cuando lideraba la organización de Catalunya. En los años 90, lanzó una operación para integrar al independentismo en el sindicato y evitar así la creación de sindicatos independentistas a imagen del vasco LAB. “La consecuencia de esa política es que, hoy por hoy, la UGT de Cataluña se ha convertido en la principal puerta de entrada y salida de altos cargos de la Generalitat en las carteras sociales. Una puerta giratoria que ha girado como una turbina en los meses posteriores a la declaración de independencia y la aplicación del 155”, según cuenta ‘El Independiente’.


Su actual secretario general, Camil Ros, un hombre de ERC, ha forzado la fidelidad sindical al procés con mano firme pese a las críticas de su presidente, el histórico Matías Carnero, y una sangría de afiliados que en algunos momentos ha llegado a contar los mil semanales.


SINDICALISTAS DE MAS Y PUIGDEMONT


Miguel Angel Escobar es el ejemplo paradigmático de la simbiosis entre el sindicato y los gobiernos de Carles Puigdemont y Artur Mas, esquema que ahora se repite en el ejecutivo de Torra. Como miembro de la cúpula de UGT se integró en 2015 en las listas de CDC al Senado y un año después fue nombrado delegado de la Generalitat en Barcelona”, explica el medio digital.


La aplicación del 155 supuso su cese, junto al resto de altos cargos de confianza de la Generalitat. Pero en poco tiempo consiguió dos contratos de UGT con sus empresas de comunicación, BRI Estrategias de Comunicació y Artacho&Escobar, uno de ellos con AMIC -la asociación de ayuda a los inmigrantes de UGT de Cataluña-, y el segundo para promocionar las elecciones en la federación de Servicios Públicos de ámbito nacional.


Asi, el Govern de Quim Torra lo ha nombrado secretario de Administraciones Locales y de Relaciones con Aran, un departamento que Elsa Artadi ha incorporado a la consejería de Presidencia para asumir la relación con los ayuntamientos y corporaciones locales.


También Josep Maria Violant combina su función sindical como secretario de administración con la de histórico militante de CDC y uno de los fundadores de la Assemblea Nacional de Catalunya (ANC). Según ‘El Independiente’, Escobar, Violant y Frederic Monell, secretario de Organización de la Federación de Servicios Públicos de UGT, forman el núcleo duro de la ex convergencia en el sindicato, con relación directa y fluida con la ex vicepresidenta Neus Munté, también formada en el sindicato, y Jordi Turull.


MATÍAS CARNERO SEÑALADO POR LA CUP


Por su parte, ERC ha asegurado su influencia en la UGT catalana que le proporciona cargos para la Generalitat. Así, la ex consejera de Trabajo Dolors Bassa pertenecía al sindicato, del que también salió su sucesor. Chakir El Homrani fue líder de la agrupación juvenil Avalot y en la anterior legislatura ya entró en las listas de JxSi a propuesta de ERC.


Sin embargo, según señala el periódico digital, la más firme defensora de los postulados independentistas en la dirección del sindicato ha sido su portavoz Laura Pelay, que ahora pasará a integrarse en el nuevo Govern como número dos del Departamento de Salut, bajo mando de la republicana Alba Vergés.


Pelay había sonado como candidata a la consejería que finalmente ocupa El Homrani, lo que provocó fuertes discusiones en el seno de sindicato, tras haber forzado la presencia de su secretario general, Camil Ros, en la última manifestación independentista, el pasado marzo, y el apoyo de la organización al “frente democrático” que intenta construir el presidente del Parlament, Roger Torrent, con apoyo de CatEC.


La colaboración de la cúpula sindical con el PDeCat y ERC y su identificación con el proceso independentista ha provocado fuertes tensiones de la UGT de Cataluña. En los últimos días se han hecho más evidentes con la participación de su presidente, Matías Carnero, en un acto de Sociedad Civil Catalana, lo que le ha valido el ataque furibundo desde Arran, una organización ligada a la CUP.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH