CaixaProinfància ha atendido a más de 85.000 menores vulnerables en Barcelona en 10 años

|

Caixa proinfu00e0ncia


El programa CaixaProinfància de la Obra Social La Caixa ha atendido a más de 85.000 menores y 52.875 familias en situación de pobreza de la provincia de Barcelona en la última década. Lo ha hecho trabajando con 118 entidades sociales para "romper el círculo de la pobreza" y evitar que se transmita a los hijos, poniendo énfasis en la educación para lograr más oportunidades futuras.


En una rueda de prensa para hacer balance del décimo aniversario del proyecto, el subdirector general de programas sociales de la Fundación Bancaria La Caixa, Marc Simón, ha explicado que se ha atendido a 282.991 menores y 165.107 familias en riesgo de exclusión del conjunto del Estado en los últimos diez años, con el apoyo de 426 entidades vinculadas.


La entidad destina una media de entre 700 y 800 euros por niño -según datos de 2017- con acciones de refuerzo educativo (el 47% de las ayudas), ocio y tiempo libre (29%), alimentación e higiene (12%), atención psicoterapéutica (10%) y apoyo educativo familiar (2%), con una media de tres ayudas por niño y entre cuatro y cinco por familia.


El programa está presente en toda España, donde empezó en 32 redes y se evolucionó hacia coordinaciones más locales, "barrio a barrio", y actualmente tiene 177 redes en 135 municipios, con una dotación de 49,9 millones de euros anuales, entre los que hay 13 millones para la provincia de Barcelona, que aumentarán a 14 en 2018.


Todas las familias atendidas se encuentran en situación de pobreza, el 84% son de padres nacidos en España y la mitad son familias monoparentales; en Barcelona, el 45% tiene un solo hijo, el 29% tiene dos, y el resto, más.


El 63% de los padres están en el paro -la mitad, sin prestaciones-, mientras que el 21% tiene trabajos temporales y el 14% tiene empleo indefinido, aunque no le permite salir de la pobreza, han observado, y por otro lado, el 51% de los tutores tiene una educación primaria; el 28%, sin formación; el 14% secundaria y el 3%, universitaria.


El director científico de CaixaProinfància, el investigador de la Universitat Ramon Llull (URL) Jordi Riera, ha alertado de España es el tercer país en riesgo de exclusión y pobreza en Europa, por detrás de Bulgaria y Rumanía: "Hemos cronificado unas cifras que incluso han resistido a la mejora de la economía" y que deberían escandalizar.


EDUCACIÓN COMO MOTOR


Ante esta situación, ha destacado que la propuesta innovadora de desarrollo integral del programa actúa como catalizador: "creemos en la educación como el motor y la gasolina necesaria para impulsar un cambio", del que parten cubriendo en los niños la necesidad de tener expectativas personales, formativas y profesionales.


"Cuando se rompe esta expectativa negativa, tenemos a menores que empiezan a creer más en ellos", ha destacado, y ha señalado que el 81% de los niños atendidos tienen éxito escolar, y solo el 6,3% de los atendidos abandona la ESO prematuramente -ante la media cercana al 30% en contextos de bajo nivel socioeconómico-.


La presidenta de Fedaia, Conxita Martínez, ha destacado la coordinación y confianza que deposita el programa en las entidades, mientras que el secretario de Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat, Francesc Iglesies, ha destacado la "visión de transformación" que implica situar la educación en el centro.


El representante de la administración catalana ha alabado esta colaboración público-privada, en la que ha apostado para romper el círculo de pobreza cronificada, además de señalar que la pobreza infantil es una forma de pobreza familiar, y ha mencionado que el último medio año ha estado "accidentado también por la aplicación del 155", que ha afectado a entidades sociales.


ROMPER BARRERAS


En el acto han relatado su testimonio tres jóvenes que fueron beneficiarios del CaixaProinfància, entre los que está, Pedro Vargas, estudiante de segundo curso de Derecho, ha afirmado que el apoyo le permitió llegar a la universidad rompiendo "una barrera que existe" hacia su comunidad, el pueblo gitano, además de aportarle un espíritu de solidaridad con el que tratará de defender los derechos humanos.


or su parte, Ayaa Charkoui, que estudia actualmente imagen médica y prevé estudiar Medicina para especializarse en Pediatría, ha recordado las vivencias positivas en un casal de verano, mientras que Imane El Bouhali, que estudia Magisterio, ha recordado que logró superar barreras culturales en su familia, llegar a la universidad y abrir camino a sus hermanos.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH