Barcelona toma medidas para evitar que los jabalíes se alimenten en zonas urbanas

|

Trampa jabalu00edes


El Ayuntamiento de Barcelona ha continuado desarrollando estrategias para gestionar la presencia de jabalíes en la zona urbana, para lo que ha instalado sistemas para disminuir la disponibilidad de alimentos, como elementos fijadores de contenedores que impiden que los vuelquen para acceder a restos de comida.


El comisionado de Ecología, Frederic Ximeno, ha destacado que, además de bloquear contenedores -35 desde 2017- y papeleras, las medidas incluyen desbrozar límites de Collserola con zona urbana para hacer las zonas menos atractivas para los animales y desincentivar que las crucen para llegar a la ciudad.


También ha trabajado con diversos alimentadores de colonias de gatos de los barrios de montaña para poner medidas que eviten el acceso de los jabalíes y sus crías al pienso para gatos, para lo que se han instalado estructuras de hormigón para colocar el alimento, con una pequeña apertura para los gatos por la que no caben ni jabalís adultos ni crías.


"Es clave no alimentar a los jabalíes para que no se conviertan, porque no lo son, en animales urbanos", ha resaltado Ximeno y, preguntado por los medios por el sistema de recogida puerta a puerta en barrios de montaña, ha señalado que se deberán impulsar mecanismos alternativos para evitar que los animales tengan acceso a los restos.


Ximeno ha explicado que también están en conversaciones con la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) por un trabajo experimental de esterilización, y que plantean el diseño de algunas zonas verdes para hacerlas menos atractivas para los animales.


Además, el Ayuntamiento impulsa campañas de sensibilización ciudadana que, con ocho informadores, ha comunicado a vecinos durante 2017 y 2018 que no se debe alimentar a estos animales y que son peligrosos, y ha contribuido a detectar puntos de alimentación.


EUTANASIA DE ANIMALES


El comisionado ha explicado que "de forma excepcional" se han hecho capturas de jabalíes selectivas que después se han eutanasiado, con 42 animales en tres capturas en 2016 y 34 en tres capturas el año pasado.


Ha explicado que este procedimiento sólo se realiza de forma excepcional, cuando "fallan el resto de métodos" y en casos en los que grupos concretos tienen la tendencia de cada vez adentrarse más en la ciudad, lo que puede generar problemas graves, según él.


En Collserola se estima que hay unos 1.500 jabalíes cuando el entorno tiene una capacidad de carga máxima de unos 600, ha señalado Ximeno, que ha explicado que, con estas medidas y una vez terminada la sequía que afectó a Collserola, las incidencias con jabalíes han pasado de 1.600 en 2016 a 700 el año pasado.


Ha explicado que se puede registrar más de una incidencia por animal o grupo, al recibir avisos de ciudadanos diferentes, y que la mayoría se limitan al aviso de la presencia de los animales, aunque también se generan problemas de tráfico y en alguna ocasión una mordedura o embestida, "pero no son habituales".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH