Alarma en las carreteras catalanas: 92 personas muertas el primer semestre

|

Buch


El primer semestre de 2018 ha cerrado con 92 fallecidos y 78 accidentes mortales en carreteras catalanas, un 42% y un 30% más respectivamente respecto el mismo periodo del año anterior, y el Govern lo ha calificado de situación de "emergencia viaria", tras apelar a la responsabilidad de los conductores y anunciar la implantación de tres nuevos radares de tramo, dos en la A-2 y uno en la AP-7.


En rueda de prensa este miércoles, el conseller de Interior, Miquel Buch, el director del Servei Català de Trànsit, Juli Gendrau, y el jefe de la Comisaría de movilidad de Mossos, Vicenç Gasulla, han presentado el balance de siniestralidad viaria del primer semestre de 2018, que también destaca por el aumento de la mortalidad en festivos y el incremento del 20% de los accidentes multivíctimas.


En este contexto, Buch ha detallado que los radares se ubicarán en los dos sentidos de la A-2 entre Jorba y Argensola (Barcelona), y entre Santa Perpètua de Mogoda y Mollet (Barcelona) en el caso de la AP-7, y ha anunciado que seguirán desplegando controles en las zonas de tráfico de ocio y continuarán implementando medidas de separación en carreteras de dos sentidos: "Preferimos encontrarnos colas que muertos", ha afirmado.


DISTRACCIONES Y FESTIVOS


Gasulla ha explicado que el aumento de los accidentes se debe a la alta siniestralidad registrada en días festivos o vísperas de festivos, que ha pasado de 21 a 40 víctimas mortales, ya que es cuando los coches van más llenos.


En concreto, en los días festivos han aumentado un 140% los muertos por accidentes causados por un solo vehículo y un 75% los que implican a más de uno, mientras que Gasulla también ha atribuido el aumento a la mayor movilidad registrada respecto al mismo periodo del año anterior.


Respecto a las causas principales, la distracción ocupa el primer lugar, ya que tiene un 24% de incidencia en la accidentalidad registrada, aunque es la que menos aumentado, situándose por detrás de la velocidad, el alcohol y las drogas y las distracciones: "Estas cuatro cosas llevan a la muerte en las carreteras de Catalunya", ha subrayado Buch.


Por demarcaciones, Lleida ha sido la única que ha registrado un descenso de la mortalidad en el primer semestre de este año, con una reducción del 12% interanual, mientras que Tarragona ha sufrido el mayor incremento al pasar de diez fallecidos en 2017 a 23 en 2018, un 130% más.


En cuanto a los colectivos vulnerables, los transeúntes han sufrido un aumento de la mortalidad del 200% respecto el primer semestre del año pasado, mientras que las motos un 5%, y los ciclistas han reducido su mortalidad de seis personas a cero.


UN PLAN DE CONTENCIÓN POSITIVO


Buch ha anunciado la prolongación del plan de contención hasta octubre por "sus buenos resultados", ya que antes de su aplicación el incremento de la mortalidad respecto al primer trimestre de 2017 fue del 72%, mientras que desde su aplicación, ésta se ha reducido un 17% interanual.


El plan se ha aplicado a 2.167 kilómetros de carreteras catalanas fraccionados en 103 tramos: "Hemos incrementado un 38% nuestra presencia, hasta 29.000 horas de presencia en estos tramos, que representan el 17% de la red y soportan el 42% de la movilidad", ha explicado Gasulla, y añadido que también fueron seleccionados por su alta siniestralidad.


"El plan ha funcionado correctamente, pero nos acercamos al verano y se configura un escenario alarmante. El plan de contención se alargará hasta octubre para aumentar la contención conseguida hasta el momento", ha insistido.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH