Una victoria histórica de la izquierda: Elecciones México 2018

Jaime Ensignia
Jaime Ensignia, sociólogo, Dr. en Ciencias Sociales y Económicas de la Universidad Libre de Berlín

Jaime Ensignia, sociólogo, Dr. en Ciencias Sociales y Económicas de la Universidad Libre de Berlín. Fue director sociopolítico de la Fundación Friedrich Ebert en Chile (1994-2014). Director del Área Internacional de la Fundación Chile 21. Colaborador del Barómetro de Política y Equidad.

Bandera méxico


El domingo primero de julio se llevaron a cabo las elecciones federales en México, en donde se eligió al presidente para el sexenio 2018-2024. México es la segunda economía más grande de América Latina y el Caribe (ALyC). Además se eligieron 500 diputados, 128 senadores, más autoridades comunales y locales. Éstas han sido las elecciones más importantes, no tan sólo del México de la segunda mitad del siglo XX, sino también en lo corrido del actual siglo XXI, tal como lo analizaremos más adelante.


CONTEXTO ELECCIONARIO


La campaña electoral estuvo bajo un escenario de violencia inusitado. A la fecha de la elección hubieron cerca 130 asesinatos políticos, de postulantes a los más diversos cargos de elección popular. La violencia política y criminal se apoderó de buena parte de este proceso, en donde el narcotráfico y los carteles fueron los responsables de esta inseguridad que padeció la sociedad mexicana. 


La corrupción desatada a nivel del gobierno federal, de los gobiernos estatales, los municipios y de los partidos políticos, particularmente el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido de Acción Nacional (PAN), impregnó el ambiente electoral 2018. El bajo crecimiento económico, la creciente desigualdad y los altos niveles de pobreza fueron otros de los tópicos temáticos de esta contienda electoral. 


El sexenio del presidente Enrique Peña Nieto del PRI (2012-2018), en nada se diferenció de los dos gobiernos del PAN (2000-2012, los gobiernos de Fox y Calderón respectivamente), en cuanto a las directrices de la política económica, eminentemente neoliberal, y su débil política exterior en relación a Trump, completaron el cuadro socio político e internacional, previo a las elecciones.


Frente a este escenario la sociedad civil y especialmente la juventud que entró de lleno a participar en las elecciones, expresó su hartazgo político con esa elite política y empresarial como nunca se había expresado en elecciones anteriores.


LOS RESULTADOS


El padrón electoral mexicano bordea los 89 millones de habilitados para votar. En estas elecciones de primer o de julio votaron alrededor de 50 millones, lo que da un 63% de participación electoral que según los responsables del Instituto Nacional Electoral de México (INE) es una muy buena participación ciudadana para estas elecciones generales. 


Los resultados entregan un contundente triunfo a AMLO, reconocido tempranamente por los otros candidatos y por todas las fuerzas políticas mexicanas. 


López Obrador ha recibido los más diversos saludos internaciones de jefes de Estado de la región y europeos. Incluso, el actual presidente Peña Nieto recibió este pasado martes 3 de julio el flamante nuevo presidente en el palacio de gobierno, Los Pinos.


Los resultados en términos porcentuales, son los siguientes:


Andrés Manuel López Obrador (AMLO), de la Coalición Juntos Haremos Historia, que la integran el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), apoyado por el Partido de los Trabajadores (PT) y el Partido Encuentro Social (PES), partido de centro derecha está entre el 53,6% al 53,9%;

Ricardo Anaya, apoyado por el PAN, partido de centro derecha, el PRD, partido de izquierda y el Movimiento Ciudadanos, que conformaron la coalición Por México al Frente, se situóentre el 22,5% al 22,8%; José Antonio Meade, candidato del PRI, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza (NA), con su agrupación Todos por México, estuvo entre el 16% al 16,03%, y finalmente; Jaime Rodríguez Calderón, el Bronco, candidato independiente logra un 5,2% de los votos emitidos.


LA IZQUIERDA AL GOBIERNO


Este ha sido un triunfo histórico de un candidato bien atípico de la izquierda mexicana, un candidato que rescata el sentir mexicano más profundo, de ese México marginado del proceso globalizador neoliberal, ese México discriminado, explotado y olvidado por los partidos tradicionales. 


López Obrador ha sido el dirigente político de una izquierda que se siente reivindicando en el buen sentido del concepto, la nación y la reivindicación histórica de la revolución mexicana. 


AMLO, el político de la intemperie, tal como lo tipifica Héctor Aguilar Camin, en esta, su tercera candidatura presidencial, logra hacer historia para esa izquierda mexicana muy nacional.


En esta elección, además de la presidencia, la Coalición política de AMLO, Juntos Haremos Historia, logra una contundente victoria en la Cámara de Diputados, en donde de 500 diputados a elegirse, 218 son de esta coalición; en el Senado, de 128 senadores, esta coalición obtiene 52 senadores. Se impone en 252 alcaldías y 5 gobernaciones estaduales, siendo una de las más importantes, la de la Ciudad de México, en donde es una mujer la vencedora de esta contienda, Claudia Sheinbaum, que será la primera mujer alcaldesa de esta ciudad.


Estamos frente a un triunfo inapelable en toda su línea. La noche del triunfo, en la plaza del Zócalo, la misma plaza en donde el 2006, López Obrador acampó durante 48 días en protesta al fraude electoral que lo privó de la presidencia, esta vez con el 53,9% de los votos, bajo conceptos simples como: No mentir, No robar y No traicionar al pueblo, cautivaba a sus seguidores y a los más de 30 millones de mexican@s que votaron por él. 


El transito del gobierno de Peña Nieto al de López Obrador se ha iniciado. Es cierto, el plazo de la entrega de la primera magistratura es muy largo, recién, el primero de diciembre, López Obrador será investido como el nuevo presidente, sin embargo, AMLO ya ha iniciado su trabajo como futuro presidente de la nación. Habrá que esperar, que todo transcurra pacíficamente, y dejen que el presidente electo, constituya su elenco con el cual gobernará en el sexenio 2018-2024.


COLOFÓN


Este proceso electoral evidenció una gran debacle política para el partido que por más de 77 años gobernó el país, el PRI, pero también significó una derrota política electoral para el PAN. 


El bipartidismo, predominante en la política mexicana de las últimas décadas es derrotado por una tercera fuerza política, la de Juntos Haremos Historia con su partido predominante, MORENA que entra impetuosamente en la política mexicana.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH